Soluciones para la crisis …

Tenemos soluciones...


Usa tu tarjeta de crédito con sabiduría

Así podríamos traducir el lema de una campaña que han puesto en marcha en Estados Unidos para que las compras de Navidad no se conviertan en una losa que arrastre a los consumidores a una situación económica incómoda.

En Estados Unidos, un país con mucha cultura de uso de la tarjeta de crédito, se están encontrando con muchos ciudadanos que se están viendo incapaces de hacer frente a los pagos de sus tarjetas de crédito.

Decimos de “sus” tarjetas porque es muy habitual que se tengan multitud de ellas. Durante la época de vacas gordas con buenos empleos y buen sueldo no tenían problema para ir pagando las facturas de las tarjetas. Pero en el momento que el empleo falla o se acumulan otras deudas la factura de las tarjetas crece y crece debido a las penalizaciones, a los altos intereses y a las comisiones. Una vez entras en ese círculo es muy difícil salir.

Para intentar evitar que esta situación siga creciendo el gobierno americano está tomando diferentes medidas para concienciar a la gente de la necesidad de controlar los gastos realizados con las tarjetas. Para ello está utilizando los recursos a su alcance, como puede ser: la información a través de internet, periódicos, etc; y también las campañas de publicidad en medios como el cine.

La que impulsan ahora se centra en un anuncio que resalte los 5 consejos principales de toda la campaña:

  • No pierdas pagos,
  • Gasta siempre por debajo del límite de la tarjeta,
  • Evita comisiones innecesarias,
  • Si tienes pago aplazado con un límite mínimo, paga siempre lo máximo posible,
  • Controla los cambios en las condiciones del contrato de la tarjeta.

Estos mismos consejos son también perfectamente aplicables a nuestro país. El número de tarjetas también es alto y la campaña navideña es un momento en el que se suele tirar la casa por la ventana. Es momento de reflexionar un poco sobre ello y evitar hacer gastos innecesarios que luego nos pueden salir muy caros.

Ley de Servicios de Pago

Desde hace unos días y semanas incluso, se está hablando bastante de la inminente entrada en vigor de la nueva Ley de Servicios de Pago. Las principales novedades que trae se pueden resumir en los siguientes puntos:

  1. Comisiones compartidas en transferencias, domiciliaciones, etc. Tiene como trasfondo la mayor rapidez en las operaciones transfronterizas dentro de la UE. También se apunta que con una cuenta corriente será suficiente para toda la UE aunque se cambie de país.
  2. Cobro de comisiones al usuario por el uso de las tarjetas. El razonamiento en la ley es la posibilidad de usar las tarjetas en toda la UE sin limitaciones.
  3. Cambio del periodo en la devolución de recibos.
  4. Aumento de la seguridad en el uso de los medios de pago.

Dentro de estas novedades la que más polémica está generando es la del cobro de comisiones al usuario de una tarjeta (y también en las transferencias). Me voy a centrar en las tarjetas porque este punto me parece completamente abusivo. Aunque la intención de la ley no sea esa como he leído en algunos sitios, no me cabe duda que los bancos lo van a aprovechar en este sentido.

Pero es que analizando el negocio de las tarjetas podemos ver que es el “negocio perfecto”. No se me ocurre otro producto que pueda dar tanto por tan poco. Veamos:

  • en primer lugar el banco por emitir y mantener una tarjeta de crédito o débito cobra una comisión de emisión y otra de mantenimiento normalmente anual.
  • a continuación la entidad bancaria cobra una comisión a los comercios cuando el usuario hace uso de la tarjeta.
  • si sacas dinero en un cajero que no cumpla ciertas condiciones (pertenecer al banco que la emitió, o a la red de tarjetas) te cobra una comisión.
  • si es una tarjeta de crédito y se tiene la opción de pago aplazado, la entidad bancaria cobrará intereses sobre los pagos aplazados.
  • y finalmente si se concreta lo que viene en la nueva ley, también cobrará una comisión al usuario por cada vez que la utilice.

Desde luego lo tengo bastante claro, si tengo que deshacerme de todas las tarjetas (ahora mismo no pago nada por ninguna de ellas) no lo voy a dudar pero no estoy dispuesto a tener que pagar por usar la tarjeta cuando la entidad bancaria está haciendo un buen negocio de dicho uso. Habrá que volver a los fajos de billetes de antaño.


Más información: Consumer.es

Cambio de papeles


Soluciones para la crisis …

Tenemos soluciones...