La recesión mejora dentro de la gravedad

Este podría ser el titular del parte médico que ha presentado el Fondo Monetario Internacional (IMF) aplicado a la parte que le corresponde a la economía española.

Según la última revisión de perspectivas para la evolución de la economía hasta Abril de 2010 el IMF ha mejorado las perspectivas de crecimiento de la economía española. El dato de una previsión de caida del 0,4% en el PIB es mejor que en la anterior donde se preveía una caida del 0,7%, aunque sigue siendo el peor de los países desarrollados, el único todavía técnicamente en recesión.

Pero…

Hay otros países que habían salido de la recesión en las últimas previsiones y que en los datos de esta última revisión han perdido parte de lo que habían ganado y no terminan de carburar. Un ejemplo de esto son Italia (+0,8%) y Alemania (+1,2%). Acompañados también por el Reino Unido (+1,3%) que no pasa por sus mejores momentos.

Además de España los otros países desarrollados que están todavía en recesión serían los que más aparecen en las portadas de los periódicos: Grecia (-2,0%), Irlanda (-1,5%) e Islandia (-3,0%).

Para el FMI los 2 grandes caballos de batalla para la economía española serían:

  1. lograr que el crecimiento económico deje de depender de la demanda interna (principalmente ligada al sector inmobiliario y construcción) y empezar a depender más de la demanda externa.
  2. solucionar los problemas con el deficit fiscal, causados en parte por los estímulos fiscales creados para acotar la crisis pero cuya principal origen es el débil crecimiento económico. Es necesario que se presenten unos planes a medio plazo para conseguir recortar las cifras de deficit actuales. Dichos planes tienen que pasar por un mayor crecimiento de la economía de una manera u otra.

Y una vez reiterados de nuevo los problemas estructurales nadie es capaz de dar consejos prácticos. Decir que hay que conseguir un mayor crecimiento económico es muy fácil, pero implementar los mecanismos para ello es una tarea del gobierno pero que no tiene ecuaciones exactas.

Anuncios

¿Estamos saliendo de la recesión?

Acabo de leer un artículo de un blog irlandés muy gracioso en el que habla de las posibilidades que tiene Irlanda de salir de la recesión. Se lo toma con mucho humor porque las ve bastante lejanas. Y se pregunta quién será el próximo país en salir de la recesión.

En principio comenta que ya son varios los países que oficialmente han salido del período de recesión. Los más destacados son: Japón, Francia y Alemania.

Lo de Japón es bastante sorpresivo porque desde hace bastantes años estaba hundido en una crisis galopante y ahora de golpe y porrazo ha publicado unos datos positivos que no encajan mucho con la bajada de consumo generalizada que tiene que afectar a las empresas japonesas, principalmente las del sector de la electrónica.

A los españoles nos pone con las mismas posibilidades de salir de la recesión que a los irlandeses, es decir, muy pocas de momento. Tendrán que pasar bastantes meses antes de poder empezar a pensar en ello.

También habla de otras 2 grandes economías a nivel mundial como son Estados Unidos y Reino Unido. Tampoco está nada claro que vayan a salir muy pronto de la recesión aunque algunos analistas ya los ponen fuera de ella. Pero tienen muchos problemas estructurales (sobre todo en el sistema bancario) como para cantar victoria tan pronto.

De otros países como China habla que no tienen que salir de la recesión porque en ningún momento han estado cerca de ella, siguen con su crecimiento anual del PIB, algo menor que el que venían teniendo pero todavía alrededor del 8%.

De otros países de la zona europea menciona que Suecia y Portugal ya salieron de la recesión. Italia al igual que Francia no se ha visto tan seriamente afectada por la crisis debido a que sus economías no estaban tan basadas en los préstamos y el consumo no se ha desplomado como en otros países.

Así que aunque los datos parece que apuntan de manera positiva todavía queda un largo trecho que recorrer y no hay que despistarse en ningún momento. Como mucho tomárselo un poco a broma como en el post irlandés.

Depresión económica

Aunque muchas veces se utiliza la expresión depresión para referirse a un estado de ánimo de las personas, no es a este sentido al que nos queremos referir aquí pues no está dentro de la temática habitual, aunque es cierto que ambos sentidos tienen muchos paralelismos.

Desde luego tal y como van las cosas cada vez se empieza a escuchar más la palabra depresión en el sentido económico.

La madre de todas las depresiones económicas es la “Gran Depresión” que se produjo a partir de Octubre de 1929 después del crack de la bolsa en Estados Unidos. Esta depresión duró más de 10 años y supuso la pérdida de millones de empleos y la congelación de cualquier desarrollo económico durante ese período. Las decisiones tomadas para aliviarla fueron completamente equivocadas, una de ellas fue el impulso del proteccionismo comercial, algo que está sonando muy fuerte también en los últimos días.

Pero ¿qúe significa técnicamente la palabra depresión?. Pues recurriendo como siempre al diccionario tenemos la siguiente definición:

Es un ciclo económico que se caracteriza porque la actividad económica entra en un período de actividad productiva y comercial por debajo de los límites usuales, lo que incrementa el desempleo, desciende la demanda y los precios y aumenta la pérdida de confianza, entre otros factores. Puede producirse a partir de una expansión frenada o en una fase prolongada de crisis.

Por tanto, para llegar a la depresión hay que atravesar primero una serie de etapas que pueden ser más o menos rápidas:

  1. En primer lugar se debe pasar a través de un período de prosperidad económica (expansión).
  2. En un momento dado esta expansión se frena y se entra en un período de crisis económica.
  3. Conforme la crisis se va desarrollando, la situación se puede agudizar y entonces se llega a una fase de recesión, algo que ya está sucediendo en un gran número de países.
  4. Finalmente, si esta situación se prolonga en el tiempo se llega a la depresión.


¿Y ahora qué?

Una vez llegados a la depresión económica (aunque nadie lo quiera admitir), la salida de la misma no es nada fácil como se ha demostrado en la historia económica, en general la recuperación es un proceso muy lento. Cada depresión está marcada por unos factores detonantes y por un entorno social completamente diferentes, por tanto no hay antídoto universal.

Nunca hasta ahora se ha vivido una depresión como la que parece que se sobreviene en estos momentos: una desarrollada dentro del mundo globalizado en el que vivimos.

Si alguien tiene ideas para atajar la situación y no se dedica a la política (ya sabemos que los políticos esto lo solucionan de un plumazo) puede ser un buen momento para comentarlas.

Crisis inmobiliaria española en 2009 (y II)

Vamos a continuar con el post anterior sobre la evolución de la crisis inmobiliaria en Japón a finales de los años 80 y sus paralelismos con la española de 2008.

Una vez que estalla la burbuja inmobiliaria lo primero que se encuentran los japoneses es con una serie de consecuencias de muy difícil solución.

Consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria.

  1. Depreciación de las viviendas. Rompiendo un mito japonés (Tochi Shinwa*) según el cual el precio de la tierra nunca bajará (perfectamente aplicable a la sociedad española).
  2. Paro (inexistente en Japón anteriormente).
  3. Crisis financiera que llevó a muchos bancos a la quiebra y a la pérdida de confianza en el sistema.
  4. Recesión económica.

El gobierno japonés empieza a suministrar medidas para salir de la crisis, aquí tenemos una lista.

Medidas tomadas para intentar salir de la crisis.

  1. Bajar el precio del dinero hasta prácticamente cero (como ha hecho ahora USA) para facilitar liquidez al entorno económico. Aunque lo cierto es que lo hizo bastante lentamente, entre 1991 y 1995. Quizás esa lentitud no fuese lo más adecuado. En el caso del área Euro tampoco se está haciendo tan rápido como ha ocurrido en Estados Unidos, veremos si esto no resulta negativo a la larga.
  2. Fuertes inyecciones de dinero público para evitar la quiebra de bancos y empresas. Esta medida era altamente impopular y dejó de utilizarse a partir de un momento dado, donde quizá hubiese sido necesario hacerlo.
  3. Aumentar las inversiones en obras públicas para evitar el colapso de todo el tejido industrial. Esta medida no resultó muy positiva porque se realizaron inversiones sin mucho sentido y no orientadas a un desarrollo a largo plazo (contruyeron muchos puentes y carreteras que no eran necesarias). Se fue mucho dinero en ellas pero con un impacto muy efímero.
  4. Recorte de los impuestos. Con ello se pretendía fomentar el desarrollo económico a través de mayores ganancias para las empresas y la disponibilidad de más dinero en las familias para aumentar el consumo.

Parece que mucha de la responsabilidad del agravamiento de la crisis y su larga duración estuvo en la lentitud en tomar las acciones necesarias. Ahora mismo estamos en la misma disyuntiva, si se dedica demasiado tiempo a pensar en las soluciones y se hace todo con demasiada calma puede que cuando se empiece a hacer algo sea demasiado tarde (eng).

En esta situación las familias japonesas que venían de una época de bonanza económica (como es nuestro caso) se asustan ante el cambio de situación y se concentran en aumentar sus ahorros para capear el temporal. Este aumento del ahorro tiene como consecuencia más grave la disminución del consumo que arrastra al cierre a multitud de empresas y a un mayor paro. Y el ciclo se realimenta.

Otro error que cometieron no sólo las familias sino también los propios bancos y el gobierno fue el pensar que los precios de la vivienda se recuperarían (de nuevo el mito). Por tanto eligieron esperar a ver que pasaba sin hacer demasiado por poner soluciones y mucho por ocultar la realidad. Pero los precios no sólo no se recuperaron sino que bajaron aún más. Mientras esto ocurría los bancos usaron todas las trampas posibles para maquillar sus resultados (ocultando las pérdidas que estaban teniendo por los préstamos respaldados por viviendas que se depreciaban rápidamente) hasta que no pudieron más y todo se derrumbó como un castillo de naipes (esto ocurrió en 1997, desde 1990 estuvieron aguantando).

Cuando estalla la crisis financiera en 1997 el gobierno incrementó las coberturas de los depósitos bancarios ante la general desconfianza, pues ante la magnitud del agujero los japoneses no pensaban que hubiese suficiente dinero para cubrir todos los depósitos.


Mirando muchos de las consecuencias y medidas adoptadas en aquella crisis creo ver algunas de las que se están dando ahora mismo aquí. También veo bastante más diferente la respuesta del gobierno (no tanto de los bancos) que está concienciado de que hay que tomar medidas rápidamente para evitar que las cosas vayan a peor.

Visto todo esto lanzo de nuevo la pregunta con la que empezó esta anotación: ¿Cómo evolucionará la crisis inmobiliaria española?


* Tochi Shinwa, mito japonés relacionando con su afinidad por la tierra. Este mito está apoyado en la noción de que la tierra es un símbolo de la riqueza del propietario, su status social y el activo definitivo (capaz de respaldar cualquier deuda). Esto conduce a la creencia de que el valor de la tierra nunca puede disminuir.

Estanflación

Ya hemos hablado por aquí de algunos de los estados en los que puede encontrarse la economía a nivel macroeconómico (de lo que suelen hablan los grandes gurus).

  • Hemos dedicado bastantes temas a asuntos relacionados a la inflación, tan de moda actualmente.
  • También hemos hablado de las posibilidades de que la economía entre en recesión.

Hoy he visto en el CincoDias que ya hay algunos de estos gurus que preveen (incluso afirman) una entrada de la economía en lo que llaman una fase de estanflación.

La verdad es que el término no tiene pinta muy castellana porque efectivamente es un anglicismo de la combinación inglesa de recesión e inflación. Con eso esta prácticamente dicho todo pues para definir estanflación sólo añadir que es un periodo económico donde se produce simultáneamente un proceso de inflación y a la vez recesión.

Estanflación = Inflación + Recesión

Si recordamos de las definiciones de inflación (período de subida de precios continuada) y recesión (período donde la economía se estanca, crecimiento económico cero durante 2 trimestres consecutivos) comprendemos que la estanflación es una bomba de relojería pues combina dos anomalías económicas contrapuestas y en la que es muy difícil tomar decisiones para salir de esta situación. Cuando digo tomar decisiones me refiero a decisiones de alto nivel (Bancos Centrales, Gobiernos, …). En estas se encuentra ahora el Banco Central Europeo al que se le critica que amenace con subir los tipos (para controlar la subida de inflación) pues con ello probablemente frenaría el desarrollo económico debido a los múltiples lastres a los que se enfrenta la economía actualmente (crisis subprime, crisis inmobiliaria, petróleo en máximos).

Más particularmente en España las opciones disponibles pasan por otras alternativas (no hay control sobre los tipos, en manos del BCE). Las alternativas son muchas y variadas pero centradas principalmente en dinamizar el mercado de trabajo y facilitar la actividad empresarial en todos los sentidos (fiscal, ayudas, ..).

Esperemos que estas oscuras previsiones no se lleguen a cumplir y finalmente lo peor de la crisis ya esté visto como afirman otros.

Recesión vecinal

Recesión es cuando tu vecino se queda sin empleo; depresión es cuando lo pierdes tú.

Ronald Reagan