El ABC de la economía

La economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.

Orison Swett Marden (escritor americano)


Anuncios

Más ahorro -> Menos consumo

La noticia del día ha sido la publicación (pdf) por el INE de los datos que contabilizan la tasa de ahorro de la población. Ha salido que en estos tiempos de crisis la gente se pone a ahorrar un poquito más en previsión de que las cosas vengan mal dadas.

Ya lo hemos hablado otras veces por aquí pero el hecho de que el ahorro se incremente no significa que la gente tenga más dinero sino que el dinero que tiene lo administra con más cuidado y al final de mes “le sale más a devolver”, como si de la declaración del IRPF se tratase.

Eso se traduce en que se gasta menos en cosas que no sean imprescindibles, ya conocemos muchos sectores que se han visto severamente afectados por los recortes en los gastos del hogar medio: coches, vacaciones, restaurantes, cines, etc.

El efecto que produce este mayor ahorro y menor consumo es contraproducente para la recuperación económica. Pero, ¿quién es el que nos va a convencer de que gastemos con alegría cuando a la vuelta de la esquina nos podemos encontrar con que estamos en la calle, si es que no lo estamos ya?

En esta pescadilla que se muerde la cola tiene que ser la economía la que dé el primer paso de optimismo para que los ciudadanos se quiten las preocupaciones y vuelvan a la senda de consumo habitual, mientras tanto muy difíciles serán las cosas.

Y otra cosa muy importante, si ahorramos por lo menos hay que hacerlo bien y aprovechar al máximo las posibilidades de ahorro que tengamos a nuestra disposición. Si el ahorro significa tener el dinero en la cuenta del banco sin ninguna rentabilidad es un mal negocio.

Ingresos y gastos

Ingreso anual: 20 monedas, gasto anual: 19,96. Resultado: felicidad.
Ingreso anual: 20 monedas, gasto anual: 20,06. Resultado: miseria.

Charles Dickens

Observatorio de precios

En los últimos tiempos se están multiplicando las iniciativas del gobierno por asesorar a los ciudadanos en el control del gasto en momentos de crisis.

Una de las áreas de gasto más elemental es el gasto en alimentación. El ministerio de Industria ha lanzado una web con el nombre de Observatorio de Precios en la que se proporciona información estadística sobre los precios de alimentación y droguería en distintas superficies de distribución.

Los datos se contrastan según diferentes criterios:

  • por provincias,
  • por clase de cesta de la compra (económica, estándar),
  • por cadena de distribución (Carrefour, AhorraMás, etc),
  • por tipo de superficie de venta (mercado, supermercado, hipermercado, etc),
  • por área de gasto (frutas y hortalizas, pescado, carne, droguería)

Con estos datos se compone un informe que parece tendrá periodicidad trimestral en la que se muestra la comparación de los datos obtenidos según los distintos criterios. Con esto se obtiene, por ejemplo, que los lugares más baratos para comprar pescado fresco son los hipermercados. También se observa que las provincias más baratas para hacer las compras son Salamanca, Zamora y Orense; y la más cara Bilbao. Y finalmente que en casi todas las comparativas El Corte Inglés aparece siempre entre los más caros.

Muy importante aquí es que en la comparativa no hay un análisis de la calidad de los productos lo cual deja un poco cojo el estudio pues la calidad es un punto importante a considerar.

En resumen, no es que te vaya a solucionar la vida pero curioseando se puede sacar alguna conclusión útil.

Más información: Informe 4o. Trimestre 2008 (pdf)

¡Qué gran riqueza!

No sentir la avidez de riquezas es una gran riqueza, no tener la manía de gastar es una renta.

Cicerón

Comienza la campaña de rebajas de verano

Como todos los años comienza la temporada de rebajas de verano (oficialmente hoy día 1 de Julio), aunque este año es un poco especial después de varios años de bonanza económica.

Ya la temporada es un poco extraña pues muchos comercios están ofreciendo suculentos descuentos (del 30 al 50%) desde hace ya semanas en vista de la bajada del consumo. Con este adelanto de las rebajas están intentando (no sé si consiguiendo) equilibrar el descuadre que se les estaba produciendo en las cuentas.

Hace algún tiempo, para las rebajas de invierno, comenté que había que tener muy claro si realmente necesitamos los productos que estamos comprando o nos estamos dejando llevar por el consumismo. El simple hecho de que las cosas estén más baratas que hace unos días no significa que realmente sean una ganga. En muchas ocasiones lo que ocurre es que hace unas semanas estaban sobrevalorados para alimentar unos fuertes márgenes de venta de los centros comerciales.

La otra cara de las rebajas es la venta de productos procedentes de otras temporadas que no tienen prácticamente salida por haber quedado pasados de moda (lo cual no es legal pero es difícil controlar). En los centros comerciales niegan esta práctica pero en más de una ocasión no me ha quedado menos que salir corriendo para evitar poner en aprietos al vendedor de turno.

En las rebajas de este verano hay división de opiniones como en los toros:

En mi caso lo tengo bastante claro como en otras ocasiones y sólo me pasaré por las rebajas si tengo planificado realizar alguna compra determinada, pero no ir por ir.

Consejos: FACUA sobre los ‘productos gancho’ | La OCU sobre los derechos en rebajas