Sobre corretajes e intermediarios

No es que sea muy aficionado a los temas bursátiles pero el corretaje es un concepto que aparece a poco que te acerques a este tipo de inversiones. No está limitado al entorno de la bolsa pero es donde más frecuentemente se escucha en la actualidad.

Los corretajes son una forma de comisión, un pago que se realiza en operaciones comerciales por los servicios de unos agentes intermediarios. Todos los bancos y cajas son agentes intermediarios de este tipo.

No es una definición totalmente correcta pero se acerca bastante a la realidad. Para afinar un poco más la definición recurrimos como siempre al diccionario, que nos dice lo siguiente:

Remuneración que perciben los corredores de comercio y agentes de cambio y bolsa por su intervención en las operaciones mercantiles.

De esta definición nos salen dos nuevas incógnitas, ¿quiénes son los corredores de comercio y los agentes de cambio y bolsa (sociedades y agencias de valores)?.

De manera general podemos decir que se trata de personas que, por cuenta de terceros, intervienen en las operaciones mercantiles para dar fe de las mismas y atestiguar la capacidad legal de los contratantes, la veracidad de sus firmas, dejar anotación en libros de las operaciones realizadas, etc.

Podríamos decir que son los notarios de las operaciones financieras.

¿Y de qué cantidades estamos hablando? En general suele ser un tanto por ciento sobre el montante de la operación en la que intervienen. Un ejemplo que he encontrado establece una comisión de corretaje de un 1 por 1000 con un mínimo de 6 euros. Son habituales los mínimos en estos gastos para que el intermediador siempre gane aunque la operación sea por un valor pequeño.

Si hacemos por ejemplo una compra de acciones por valor de 60000 euros, el mediador se llevará 60 euros como gastos de corretaje, que no está nada mal, sólo por dar fe de la operación. Antiguamente estos gastos podían estar justificados porque requerían de anotación en libros, mantenimiento de dichos libros, etc. Ahora, en la era digital todo esto es un simple registro en una base de datos, lo que se traduce en un gran negocio por el número ingente de operaciones de este tipo que se realizan cada día.

Anuncios

Presentación de resultados

Como he comentado muchas veces por aquí la mayor parte de las anotaciones que publico tienen como origen un poco la curiosidad y otro poco el interés por aclarar ciertas situaciones que te suelen dejar perplejo.

La realidad económica es un territorio tremendamente fructífero para ese tipo de situaciones.

En estos últimos días se está produciendo la presentación de resultados de un gran número de empresas. Ya sabeis que las empresas tienen por costumbre (las que cotizan en bolsa tienen obligación) presentar resultados trimestre a trimestre. De este modo los accionistas pueden ver como evoluciona su inversión. Si los números son buenos la empresa va bien y por tanto la inversión sigue interesando. Si los resultados no son buenos quizá el accionista tenga que replantearse su inversión en la empresa.

Pero lo que realmente me llama la atención de este protocolo es que muchas veces teniendo los resultados de frente no sabes que pensar. La verdad es que no soy para nada experto en el tema, pero como he dicho en el párrafo anterior debería ser bastante sencillo tomar decisiones en función de los datos presentados. Ese es para mi el objetivo.

Bien, las cosas no son siempre negro sobre blanco, en la economía existe una variedad infinita de grises.

Tanto es así que ahora mismo estoy perplejo porque no llego a entender lo que pasa. En los últimos resultados de las entidades bancarias los resultados que presentan indican que están perdiendo dinero, que se está incrementando la tasa de mora, que las inversiones que han acometido en otros países no están resultando tan positivas como en un principio se pensaba, que además están sufriendo las consecuencias de la crisis económica.

Para mi esto no son buenos resultados. Claro que veo que no tengo ni idea porque aparecen titulares de que los resultados no son tan malos como estaba previsto. Frases del tipo: “ha superado las previsiones“, “solo ha perdido un 4 cuando se esperaba un 10”. Y la acción en la bolsa subiendo como la espuma.

¿Alguien lo entiende? ¿Quién hace las previsiones? No me digais que son las casas de análisis que ya sabeis mi opinión al respecto.

Sobre la burbuja inmobiliaria

Si no conoceis a Chappatte buscad por ahí un poco porque tiene una facilidad tremenda para diseccionar la actualidad con un gran sentido del humor.

Añado aquí unos pequeños subtítulos.

Suena el teléfono (ring, ring)

– Es la bolsa de Frankfurt.

– Nos piden por favor que paguemos nuestro préstamo (hipotecario).


Magia bursátil

Contare hasta tres

Free float

Aunque la operativa en bolsa no es uno de mis fuertes, de entre los conceptos relacionados con la inversión en bolsa uno de los que más a menudo aparece en los medios es el de free float (en su traducción muy poco utilizada: capital flotante).

Es algo muy fácil de entender porque se le aplica este nombre –de clara procedencia anglosajona– al conjunto de acciones de una sociedad cotizada que no están en manos de los accionistas de control de la misma y que se negocian libremente en el mercado secundario. Por accionistas de control entendemos aquellos que con su porcentaje combinado de acciones son capaces de tomar decisiones independientemente de la opinión del resto de accionistas y que además no ponen en circulación sus acciones en el mercado. Como ejemplo de accionistas de control se puede citar: a los fundadores de la sociedad, altos directivos con porcentaje en la misma, grandes fondos de inversión, otros grandes accionistas individuales con fuerte participación.

Los movimientos de este capital (cautivo) se hacen normalmente a través de acuerdos fuera de la bolsa y mediante la puesta en circulación de las acciones a través de una OPV (Oferta Pública de Venta) u OPS (Oferta Pública de Suscripción).

Cuando una sociedad cotizada en bolsa tiene un free float alto quiere decir que tiene una liquidez muy alta pues siempre hay mucha gente dispuesta a negociar con sus acciones. De está forma el control de la sociedad está más distribuido. En este caso las decisiones pueden ser más democráticas aunque a veces sin objetivo muy concreto, por faltar un núcleo que tenga un plan director a largo plazo para la sociedad.

Si el free float es bajo quiere decir que la mayor parte de las acciones no se negocian en bolsa pues están en su mayor parte en manos de accionistas que controlan la sociedad, por tanto reducen notablemente la liquidez del valor y no suelen ser muy atractivas para los pequeños accionistas.

Como dato adicional se puede decir que es un parámetro importante pues los mercados de acciones fomentan que el porcentaje de capital flotante sea lo más alto, para que el volumen de operaciones de compra/venta sea mayores. Este parámetro se toma en consideración (pdf) a la hora de incluir un determinado valor en un índice importante (por ejemplo el IBEX35).

No me fío de los analistas de bolsa

Más claro no se puede decir.

Leyendo hoy la prensa veo que una de las firmas americanas más importante de análisis bursátil se impone un control sobre la dirección de las recomendaciones que emite. Poniendo de nuevo sobre la mesa los problemas de falta de independencia e intereses cruzados que gobiernan estos bancos de análisis de inversiones.

Por tanto, si resulta que las recomendaciones no son objetivas sino que tienen que adaptarse para cumplir unos porcentajes entonces ¿qué clase de análisis están generando?. Entonces lo que están diciendo es que si un grupo de analistas que se encarga del seguimiento de una compañía llega a la conclusión –después de múltiples análisis– de que es una buena empresa que se debería recomendar positivamente, antes de poder emitir dicha recomendación hay que ver si no se han adelantado otros analistas y estamos fuera del límite de recomendaciones positivas para hoy.

Nada nuevo bajo el sol, pero no hay que dejar de insistir en que los analistas son simplemente empleados a los que les paga una compañía y que si quieren conservar su puesto de trabajo por muy buenos que sean deberán acatar la política de su empresa. Hace algún tiempo leyendo el libro Un paseo aleatorio por Wall Street”  del economista americano Burton G. Malkiel (eng) el autor insistía exactamente en eso en uno de los capítulos, y recordaba que hay que ser consecuente con uno mismo y no dejarse influir por las opiniones normalmente excesivamente positivas de los analistas. En el fondo el negocio de estos brokers está en que mucha gente invierta en bolsa por tanto hay que pintarlo muy bonito.

Después del estallido de la burbuja de las “.com” en USA varias empresas fueron sancionadas porque a pesar de que ya sabían que el mercado iba a estallar seguían recomendando comprar cuando ellos mismos estaban vendiendo a raudales.

Estas noticias nos tienen que servir de recordatorio y de lección.