El tasador del banco


Anuncios

El bono alemán a 10 años

Estos últimos días no ganamos para sustos, todos los datos que han ido saliendo han sido a cada cual más negativo. En primer lugar se adelantaron los datos oficiales del paro que si se hacen realidad mañana situarán la tasa de desempleo en España en el 20%, más de 4,5 millones de personas sin empleo.

A continuación el culebrón de la economía griega no termina de aclararse, parece que las ayudas están preparadas a falta de las últimas pinceladas pendientes de dar por el gobierno alemán. El FMI está también por la labor, así que no debería retrasarse mucho más.

Para que los griegos no puedan respirar ni un segundo aparece Standard and Poors y rebaja la calificación de la deuda griega al nivel de bono basura. Vamos casi como si fuese papel de periódico, lo que ha provocado que las bolsas se hayan desplomado no sólo en Grecia sino tambíen en Portugal que también vió su calidad crediticia rebajada, así como en España que volvió a perder otro escalón de calidad. Del notable alto al notable a secas, al mismo nivel de Irlanda pero todavía por encima de Italia.

Todo esto viene a cuento de que también está apareciendo como referencia cada vez más importante el diferencial que existe entre el bono alemán a 10 años y el resto de bonos de otros países.

El diferencial entre cualquier bono y el bono alemán es un indicador de la confianza que los inversores internacionales tienen en la economía de un país.

Allá por el 2006 el diferencial entre el bono español y el alemán era cero, ahora estamos alrededor de 110 puntos básicos, lo que quiere decir que a España le cuesta financiar su deuda mucho más que a los alemanes. Si los alemanes colocan sus bonos a un 3% de rentabilidad, para que los inversores presten dinero al estado español, éste debe ofrecer al menos una rentabilidad del 4,10%. Para poner ese valor en contexto decir que el bono griego llegó a estar los pasados días con un diferencial de 680 puntos, una barbaridad.

Tomaremos entonces como axioma que el bono alemán a 10 años se mantiene siempre relativamente estable en su rentabilidad y sirve como un baremo muy fiable para determinar la salud económica de los países.

Esta suposición en el entorno actual es algo arriesgada, a mi modo de ver el bono alemán también está oscilando más de lo habitual por las incertidumbres económicas, pero no podemos negar que su referencia es un dato revelador.

Carta a los Reyes Magos

Llevo todas las navidades pensando en lo que pedir a los Reyes y todavía no termino de decidirme. Pero es que ya no hay más tiempo, o envío la carta ahora mismo o lo más probable es que no llegue a tiempo para que los Reyes me traigan algo de lo pedido. Para acelerar un poco las cosas pues la publico aquí que seguro que llegará más rápido.

En mi carta hay sitio para todo y como aquí nos dedicamos a hablar de cosas que nos preocupan sobre nuestros avatares económicos pues también tienen un hueco en la carta. De lo que querría para el año que viene aquí pongo unas cuantas cosas. No voy a pedir todas porque ya sé que es muy difícil cumplir con todos si todos pedimos muchas cosas.

Así que voy a pedir cosas pero sin abusar:

  • que el mercado de trabajo empiece a resurgir y el desempleo baje, con esto muchos de los otros regalos se darían ya por cumplidos.
  • que la compra-venta-alquiler de vivienda recupere la alegría perdida pero sin volver a los niveles de especulación que nos han llevado a donde nos encontramos ahora.
  • que los bancos faciliten las condiciones para conseguir crédito tanto para las familias como para las empresas, de esto depende mucho que el mercado de trabajo reflote.
  • y ya siendo un poco egoista pues que el euribor se quede como está, que no suba la gasolina y que ganemos el Mundial, …

Ya sé que esta carta la teneis todos repetida pero alguien la tenía que poner por escrito. Con que nos traigan sólo algunos de los regalos que pedimos seguro que las cosas mejoran y damos por bueno el año.

Prestación de desempleo vs En paro

Ahora mismo estaba leyendo los últimos datos de parados que habían salido en el Reino Unido (casi 2 millones de parados, 6,1% de la población activa) y me ha sorprendido que diesen la estadística diferenciando entre los parados y los solicitantes de prestación de desempleo.

Parece que es habitual está distinción porque también lo veo aquí.

Hasta donde sé no es una distinción habitual en las estadísticas españolas. Aquí normalmente se dan las cifras de los parados sin dar más detalles sobre solicitud de prestación o no.

Viendo los datos del Reino Unido que incluyen Diciembre de 2008, resulta que los solicitantes de desempleo son 1,16 millones mientras que los desempleados se sitúan en 1,92 millones. Haciendo una resta fácil salen 760 mil que no están solicitando la prestación. La verdad es que son bastantes, casi el 40% del total. Y la duda que me salta es por qué este número es tan alto:

  • Será porque no cumplen con los parámetros para recibir la prestación. Leyendo los requisitos necesarios en Reunio Unido sí que parece que son más exigentes, entre otras cosas porque es necesario:

    1. tener menos de una cierta cantidad ahorrada para recibirlo.
    2. no estar estudiando.
  • O será porque realmente no necesitan la prestación y pueden seguir con sus cargas sin esta ayuda. Vendría impuesto por el punto 1 anterior.

He buscado algunos datos en España sobre este asunto y según las últimas estadísticas disponibles de Noviembre 2008, el número de desempleados (siendo este término bastante difícil de definir estadísticamente hablando) estaría aproximadamente en 2,98 millones (13,4% de la población activa) y los solicitantes de la prestación en 2,20 millones.

Si se hacen las mismas cuentas en España resulta que aquí el 74% de los desempleados solicitan la prestación, frente al 60% de Reino Unido. Además de ser un número mucho mayor tanto en valor relativo como absoluto también el porcentaje es superior.

Desde luego que los españoles somos diferentes a los ingleses pero en este aspecto deberíamos ser muy parecidos. En fin, era sólo una curiosidad que me ha llamado la atención.

Más información:

Datos estadísticos desempleo del INEM Diciembre 2008 (pdf)

Requisitos acceso prestación por desempleo en España

Crisis inmobiliaria española en 2009 (y II)

Vamos a continuar con el post anterior sobre la evolución de la crisis inmobiliaria en Japón a finales de los años 80 y sus paralelismos con la española de 2008.

Una vez que estalla la burbuja inmobiliaria lo primero que se encuentran los japoneses es con una serie de consecuencias de muy difícil solución.

Consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria.

  1. Depreciación de las viviendas. Rompiendo un mito japonés (Tochi Shinwa*) según el cual el precio de la tierra nunca bajará (perfectamente aplicable a la sociedad española).
  2. Paro (inexistente en Japón anteriormente).
  3. Crisis financiera que llevó a muchos bancos a la quiebra y a la pérdida de confianza en el sistema.
  4. Recesión económica.

El gobierno japonés empieza a suministrar medidas para salir de la crisis, aquí tenemos una lista.

Medidas tomadas para intentar salir de la crisis.

  1. Bajar el precio del dinero hasta prácticamente cero (como ha hecho ahora USA) para facilitar liquidez al entorno económico. Aunque lo cierto es que lo hizo bastante lentamente, entre 1991 y 1995. Quizás esa lentitud no fuese lo más adecuado. En el caso del área Euro tampoco se está haciendo tan rápido como ha ocurrido en Estados Unidos, veremos si esto no resulta negativo a la larga.
  2. Fuertes inyecciones de dinero público para evitar la quiebra de bancos y empresas. Esta medida era altamente impopular y dejó de utilizarse a partir de un momento dado, donde quizá hubiese sido necesario hacerlo.
  3. Aumentar las inversiones en obras públicas para evitar el colapso de todo el tejido industrial. Esta medida no resultó muy positiva porque se realizaron inversiones sin mucho sentido y no orientadas a un desarrollo a largo plazo (contruyeron muchos puentes y carreteras que no eran necesarias). Se fue mucho dinero en ellas pero con un impacto muy efímero.
  4. Recorte de los impuestos. Con ello se pretendía fomentar el desarrollo económico a través de mayores ganancias para las empresas y la disponibilidad de más dinero en las familias para aumentar el consumo.

Parece que mucha de la responsabilidad del agravamiento de la crisis y su larga duración estuvo en la lentitud en tomar las acciones necesarias. Ahora mismo estamos en la misma disyuntiva, si se dedica demasiado tiempo a pensar en las soluciones y se hace todo con demasiada calma puede que cuando se empiece a hacer algo sea demasiado tarde (eng).

En esta situación las familias japonesas que venían de una época de bonanza económica (como es nuestro caso) se asustan ante el cambio de situación y se concentran en aumentar sus ahorros para capear el temporal. Este aumento del ahorro tiene como consecuencia más grave la disminución del consumo que arrastra al cierre a multitud de empresas y a un mayor paro. Y el ciclo se realimenta.

Otro error que cometieron no sólo las familias sino también los propios bancos y el gobierno fue el pensar que los precios de la vivienda se recuperarían (de nuevo el mito). Por tanto eligieron esperar a ver que pasaba sin hacer demasiado por poner soluciones y mucho por ocultar la realidad. Pero los precios no sólo no se recuperaron sino que bajaron aún más. Mientras esto ocurría los bancos usaron todas las trampas posibles para maquillar sus resultados (ocultando las pérdidas que estaban teniendo por los préstamos respaldados por viviendas que se depreciaban rápidamente) hasta que no pudieron más y todo se derrumbó como un castillo de naipes (esto ocurrió en 1997, desde 1990 estuvieron aguantando).

Cuando estalla la crisis financiera en 1997 el gobierno incrementó las coberturas de los depósitos bancarios ante la general desconfianza, pues ante la magnitud del agujero los japoneses no pensaban que hubiese suficiente dinero para cubrir todos los depósitos.


Mirando muchos de las consecuencias y medidas adoptadas en aquella crisis creo ver algunas de las que se están dando ahora mismo aquí. También veo bastante más diferente la respuesta del gobierno (no tanto de los bancos) que está concienciado de que hay que tomar medidas rápidamente para evitar que las cosas vayan a peor.

Visto todo esto lanzo de nuevo la pregunta con la que empezó esta anotación: ¿Cómo evolucionará la crisis inmobiliaria española?


* Tochi Shinwa, mito japonés relacionando con su afinidad por la tierra. Este mito está apoyado en la noción de que la tierra es un símbolo de la riqueza del propietario, su status social y el activo definitivo (capaz de respaldar cualquier deuda). Esto conduce a la creencia de que el valor de la tierra nunca puede disminuir.