Y más sobre intereses abusivos

Sorprendentemente hoy me ha llegado publicidad sobre las tarjetas de crédito de Citibank, digo sorprendentemente porque no he tenido ninguna relación con este banco. Puesto que en el sobre me adjuntan el reglamento por el que se regulan las tarjetas le dedico unos minutos y me entero de como funcionan.

La verdad es que el reglamento es muy completo. Con esto quiero decir que hay hasta 21 claúsulas en las que todo queda atado y bien atado. Por un lado, está bien puesto que responde prácticamente a todas las preguntas que se te pueden ocurrir respecto al uso y funcionamiento de la tarjeta de crédito. Por otro lado, no es tan bueno pues muchas claúsulas tienen inclinación hacia el “caserismo”, traducido: que barren para casa, para el banco.

Si te entretienes y lees el reglamento tienes la oportunidad de descartar la tarjeta si lees alguna claúsula que no te conviene o no consideras adecuada. He visto otras tarjetas en las que la información que te facilitan sobre las condiciones de la tarjeta son mucho menos concretas.

Como ya he aprendido últimamente un foco bastante habitual de problemas es la definición del cálculo de los intereses. En las tarjetas de crédito se pueden elegir distintas modalidades de pago:

  • pago total, se paga todo el cargo del periodo en la fecha estipulada.
  • pago aplazado, se paga mensualmente un porcentaje de la deuda pendiente y sobre este crédito se aplican intereses.

En el caso que nos ocupa, según el reglamento que me han facilitado amablemente cuando emiten una tarjeta por primera vez la activan con la modalidad de pago aplazado (cuando lo más conveniente para el cliente sería el pago total, pero con el pago total no se pueden cargar intereses). Y llegados al pago aplazado veamos la fórmula que indican se utilizará para el cálculo de los intereses devengados sobre el crédito dispuesto con la tarjeta:

i = (c*r*t)/360

c, saldo diario dispuesto; r, tipo de interés nominal anual; t, número de días naturales del periodo liquidatorio.

Fijándonos en la fórmula anterior el dato más importante es el t, que es con el que se indica los días sobre los que nos van a cobrar intereses. El número de días es el de días naturales, es decir, todos los días del año en los que salga el sol. En cambio en el denominador se utiliza el concepto de días comerciales (todos los meses 30 días) y no se consideran todos los días naturales del año que serían 365 o 366 (si el año es bisiesto). Aquí está el truco: se divide por comerciales y se multiplica por naturales. Al ser estos últimos una cantidad mayor, no se cobra el interés que se indica sino uno superior.

No creo que este reglamento sea patrimonio exclusivo de las tarjetas de crédito de Citibank, me imagino que la mayoría utilizarán un cálculo similar. Como positivo se puede decir que en este caso la publicidad es relativamente clara si se sabe como funciona, aunque mucha gente y yo mismo hasta hace bien poco no entiende muy bien las implicaciones al utilizar un cálculo u otro.

Más información: Adicae denuncia las prácticas abusivas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: