¿Cómo pagar las deudas?

Sólo hay dos medios de pagar las deudas: por el trabajo y por el ahorro.

Thomas Carlyle (escritor inglés)


Previsión financiera


El ABC de la economía

La economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.

Orison Swett Marden (escritor americano)


Un céntimo también importa

Vale más un céntimo bien empleado que un céntimo ahorrado.

Orison Swett Marden (escritor americano)


¿Amortizar hipoteca o IPF?

Desde hace unos días estoy dándole vueltas a qué hacer con el dinero que he podido ahorrar hasta final de año.

Como estuvimos planteando por aquí hace algún tiempo, hay varias posibilidades:

  1. Invertirlo en un plan de pensiones, pensando en el futuro y aprovechando sus ventajas fiscales. Ya comentamos que en la última modificación del IRPF había perdido parte de su atractivo. Por esto ya lo descarté hace tiempo.
  2. Invertirlo en un depósito de alta rentabilidad. Esta parece una posibilidad que está perdiendo fuerza debido a las bajadas del precio del dinero que están aplicando los bancos centrales. Estas bajadas se están transmitiendo a las rentabilidades ofrecidas por los bancos y día a día se ve como las ofertas que existían hace un mes van desapareciendo.
  3. Realizar una amortización parcial de la hipoteca.

Este último punto es por el que finalmente me he decidido y en cuestión de unos días voy a quitar una pequeña parte del capital pendiente de mi hipoteca. Sí, voy a reducir plazo. Prefiero esto a reducir cuota como ya he comentado en otras ocasiones.

El razonamiento que me ha llevado a elegir esta opción está justificado en parte porque:

  • Las otras opciones no me atraían demasiado por lo ya comentado y en este momento tampoco me llaman demasiado la atención otras opciones más arriesgadas.
  • Por otro lado la última revisión del tipo variable no me ha sido nada beneficiosa y considero adecuado reducir lo máximo posible el capital pendiente para pagar menos intereses.
  • Y finalmente me resulta favorable fiscalmente para pagar menos a Hacienda y si las cuentas salen como las he preparado tener derecho a devolución.

Imagino que no soy el único que anda en estas disquisiciones porque ya quedan pocos días para ajustar las inversiones del 2008 y que salgan lo mejor posible para el futuro y para la declaración del IRPF.

La mitad del ahorro sin remuneración

Me cuesta creer los datos que salen en esta noticia de El Mundo: la mitad del dinero ahorrado (42%) está en cuentas corrientes sin remuneración.

Cada vez es más difícil conseguir ahorrar algo a final de mes, con la subida de las hipotecas, la subida de los alimentos, la subida de la electricidad, la subida de la gasolina (el petróleo). Pero si consigues arañar unos euros a la factura de fin de mes hay que intentar aprovecharlos con algún tipo de producto de inversión que se adapte a tu perfil de ahorrador.

Después de algún tiempo escribiendo por aquí se puede ver que hay multitud de productos de inversión y que con un poco de dedicación todo el mundo puede elegir alguno a su gusto. En los que venimos contando aquí la mayoría de las veces el riesgo es prácticamente nulo. En estos englobaríamos las inversiones en letras, obligaciones o bonos del estado del Tesoro Público, y también la multitud de ofertas de depósitos a plazo, con plazos para todos los gustos: a 1 mes, 3 meses, 6 meses, 12 meses, 2 años, etc.

El riesgo que tienen estos productos es el mismo que se corre dejando el dinero en una cuenta corriente sin remuneración, si el banco se va a pique se llevará por delante nuestro dinero.

La única posible ventaja de mantenerlo en la cuenta corriente es la disponibilidad inmediata (incluso esta frase es el lema de una conocida entidad bancaria que ofrece productos de una cierta rentabilidad). Se dice que muchas veces estas inversiones se ven penalizadas en caso de cancelación anticipada pero esto ya no es cierto pues al existir múltiples ofertas siempre es posible elegir una que no tenga ningún tipo de comisión por cancelar antes de tiempo.

Y lo más importante de todo, aunque las inversiones en alguno de los productos anteriores no tengan una rentabilidad excesiva al menos compensan en parte la pérdida de valor del dinero debida a la subida de la inflación. Aún más en estos momentos donde la inflación se encuentra en valores elevados.

En resumen, si tienes el dinero en la cuenta corriente sin remunerar dedica un momento a elegir un producto de bajo riesgo y con unas condiciones que se adapten a tus necesidades e inviértelo. Al menos no verás como tu dinero pierde valor.

Capital Riesgo

Desde luego éste es un buen momento para que los grandes inversores aprovechen las gangas y oportunidades en negocios rentables que puedan estar pasando por momentos de incertidumbre y estén necesitados de capital. Otra cosa es que sea un buen momento para iniciar nuevas empresas pues existen muchas incertidumbres y nadie está por la labor de arriesgar ni un ápice más de lo estrictamente necesario.

En eso se basa la idea que hoy quería recordar. Muy boyante en los últimos años sobre todo relacionada con la inversión en start-ups. Start-up es el vocablo inglés que se refiere a las empresas de tecnología que empiezan con una muy buena idea y que necesitan dinero para desarrollar. Los inversores analizan estas start-ups y si les parece suficientemente interesante aportan el capital para que la empresa pueda empezar a funcionar. Estos inversores están bastante especializados por sectores y su actividad se centra principalmente en el análisis de viabilidad de los distintos proyectos que les van presentando. Normalmente son varios que se agrupan en firmas o fondos de inversión.

Esto es lo que se ha venido en llamar el capital riesgo y es que la propia expresión lo dice todo: se aporta un capital necesario para el inicio de una actividad que tiene un riesgo ciertamente elevado pues dependerá de muchos factores el que llega a tener éxito. Eso sí, si la actividad resulta exitosa los beneficios que se obtendrán de la misma pueden ser muy suculentos.

En el diccionario los fondos de capital riesgo se definen como:

Fondo de inversión que invierte de forma temporal en sociedades no financieras cuyos valores no cotizan en Bolsa. Generalmente se trata de pequeñas o medianas empresas en el inicio de su actividad económica pero con un alto potencial de crecimiento, situadas en los sectores de mayor contenido tecnológico que tienen dificultad para acceder a la financiación tradicional por su mayor riesgo o por falta de garantías para obtenerla. La rentabilidad y el riesgo suelen ser elevados, si bien la inversión por empresa suele ser también reducida.

No es que me encuentre precisamente en la posición de inversor de capital riesgo pero cualquiera podría estar en la del pequeño emprendedor con una muy buena idea buscando alguien que le dé el dinero que necesita para ponerla en marcha.

Perspectivas de inversión

En Cinco Días analizan la situación actual de inversión si se dispone de un capital de unos 30.000 euros. No es lo que suelo tener normalmente en la hucha pero, para quien con paciencia lo haya reunido, con una cifra así se pueden conseguir diferentes ofertas aunque según comentan se confirma que el producto estrella –en estos momentos de incertidumbre y necesidad de liquidez por parte de las entidades bancarias– es el depósito (en sus distintas variedades: tradicional, estructurado, garantizado) junto con las cuentas de ahorro de alta remuneración.

En ningún caso los bancos recomiendan la inversión en bolsa y muy poco los fondos (actualmente en franca recesión) excepto si se trata de fondos garantizados. También desde el artículo recomiendan muy juiciosamente que antes de decidirse por una opción u otra se revisen detalladamente todas las condiciones de la inversión que muchas veces esconden sorpresas en la letra pequeña.

Página resumen herramientas

Del mismo modo que ayer publicaba una página con el resumen de indicadores económicos hoy añado una nueva que recoge todas las herramientas que he ido desarrollando a lo largo del tiempo. Las he clasificado en 2 clases: relacionadas con cuentas de ahorro y relacionadas con hipotecas.

El objetivo es el mismo que comentaba ayer para los indicadores: mantener accesibles dichos recursos desde una página que cuelga directamente de la principal del blog, con ello se facilita la utilización y la actualización de la misma. Espero que sea en aras de una mayor usabilidad y sencillez en la navegación.

Ahorrando energía

Ayer hablaba sobre la escalada del precio del petróleo que parece se está agudizando aún más. Mientras leía sobre el tema me topé con otro artículo de El Mundo que habla sobre las ventajas en todos los sentidos de ahorrar energéticamente.

Pues ya decíamos el otro día que una buena forma de ahorrar combustible era la de utilizar la bicicleta y quien dice la bicicleta también se puede ir andando aunque ahí la distancia importa y mucho.

He estado pensando en las formas que tenemos a nuestra disposición para intentar ahorrar algo en la factura energética, posiblemente no están todas y algunas son más costosas y no están al alcance de todos, pero si hay unas cuantas que son fáciles de poner en marcha:

  • el uso de bombillas energéticamente eficientes (bajo consumo), este tipo de bombillas están disponibles desde hace ya bastante tiempo y aunque su precio es ligeramente superior al de las clásicas el ahorro y la longevidad de las mismas sale rentable a largo plazo.
  • del mismo modo y como comentaba El Mundo el cambio de electrodomésticos no eficientes energéticamente por otros más modernos que si que lo sean. A tener en cuenta las subvenciones que existen en estos casos para favorecer estos cambios (Plan Renove). Al principio la inversión es superior pero en el largo plazo el ahorro en energía es sustancial.
  • la instalación de paneles solares en la vivienda habitual, para aprovechar la energía del sol en el calentamiento del agua y la calefacción de la casa. Como en el caso anterior la inversión inicial es alta, pero el ahorro a largo plazo es muy significativo. Para las viviendas de nueva construcción es ya obligatorio según las nuevas normas de edificación.
  • el apagado de luces y aparatos electrónicos cuando no se estén usando, muchos aparatos electrónicos se quedan en modo “standby” cuando no están funcionando pero este modo sigue consumiendo electricidad, si se apaga en un año se notará (ejemplos de ello pueden ser: routers, cargadores, reproductores de dvd, ..)
  • mantener tu vivienda en perfecto estado de aislamiento, esto se refiere a que puertas y ventanas impidan que en los meses de invierno se escape el calor generado por la calefacción. Muy importante también para esto será la orientación de la casa y la construcción de la misma.
  • ya estaba comentado en otros artículos pero no está de más repetirlo: el uso del transporte público frente a vehículos privados a motor.

Más información: