BRIC

Hace algún tiempo hablamos por aquí de otro acrónimo para designar a un grupo de países relacionados por una característica común. En aquel caso no era una cosa muy destacable sino todo lo contrario. Me estoy refiriendo al término PIGS que se ha hecho tristemente habitual en los últimos tiempos.

El de hoy es un acrónimo mucho más positivo y ya nos gustaría estar al mismo nivel económico que cualquiera de sus componentes.

BRIC, corresponde a las iniciales de los 4 países emergentes con mayor proyección económica, que son: Brasil, Rusia, India y China.

Tengo que decir que ya he leido por ahí que va a ser momento de empezar a cambiar el acrónimo o el significado del mismo pues algunos de estos países ya han “emergido” completamente y están por encima de muchos países de los llamados desarrollados. A pesar de esto, todavía mantienen una característica negativa que les impide ser considerados como países desarrollados: la tremenda desigualdad que existe entre unas capas y otras de la sociedad (en la India hay más de 330 millones de pobres)


Pero en términos positivos tenemos que:

El que ha conseguido el mayor incremento económico es sin lugar a dudas China. China ya es el segundo país en poderío económico por delante de Japón, ya lo venía siendo en trimestres, las noticias más recientes lo único que hacen es concretar los datos de manera anual. Es de sobra conocida por todos la laboriosidad china y esto la ha convertido en el centro de producción de las industrias de todo el mundo.

De Rusia, no tenemos más que decir que es el país con mayores reservas de gas natural, además de inmensas reservas de petróleo y carbón, y multitud de minerales. Sus peculiares características sociopolíticas y la transición hacia el capitalismo hacen que su desarrollo no vaya tan rápido como otros países de este grupo.

En Brasil, con los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016, se va a producir un despegue si cabe aún mayor que el que viene desarrollándose principalmente los últimos 2 ó 3 años. Además del turismo, estamos hablando de otra potencia en recursos naturales tanto minerales como agrícolas y forestales.

Finalmente, la India con más de 1000 millones de habitantes no parece extraño que esté basando su despegue económico en la deslocalización de industria por la mano de obra barata que aporta. Al mismo tiempo, en los últimos años las universidades indias no han dejado de producir jóvenes que están convirtiendo a la India en la mayor base para las empresas de software de todo el mundo.

Así que, quizás es cierto que este acrónimo se ha quedado ya obsoleto.

La recesión mejora dentro de la gravedad

Este podría ser el titular del parte médico que ha presentado el Fondo Monetario Internacional (IMF) aplicado a la parte que le corresponde a la economía española.

Según la última revisión de perspectivas para la evolución de la economía hasta Abril de 2010 el IMF ha mejorado las perspectivas de crecimiento de la economía española. El dato de una previsión de caida del 0,4% en el PIB es mejor que en la anterior donde se preveía una caida del 0,7%, aunque sigue siendo el peor de los países desarrollados, el único todavía técnicamente en recesión.

Pero…

Hay otros países que habían salido de la recesión en las últimas previsiones y que en los datos de esta última revisión han perdido parte de lo que habían ganado y no terminan de carburar. Un ejemplo de esto son Italia (+0,8%) y Alemania (+1,2%). Acompañados también por el Reino Unido (+1,3%) que no pasa por sus mejores momentos.

Además de España los otros países desarrollados que están todavía en recesión serían los que más aparecen en las portadas de los periódicos: Grecia (-2,0%), Irlanda (-1,5%) e Islandia (-3,0%).

Para el FMI los 2 grandes caballos de batalla para la economía española serían:

  1. lograr que el crecimiento económico deje de depender de la demanda interna (principalmente ligada al sector inmobiliario y construcción) y empezar a depender más de la demanda externa.
  2. solucionar los problemas con el deficit fiscal, causados en parte por los estímulos fiscales creados para acotar la crisis pero cuya principal origen es el débil crecimiento económico. Es necesario que se presenten unos planes a medio plazo para conseguir recortar las cifras de deficit actuales. Dichos planes tienen que pasar por un mayor crecimiento de la economía de una manera u otra.

Y una vez reiterados de nuevo los problemas estructurales nadie es capaz de dar consejos prácticos. Decir que hay que conseguir un mayor crecimiento económico es muy fácil, pero implementar los mecanismos para ello es una tarea del gobierno pero que no tiene ecuaciones exactas.

PIGS vs UK

Venimos ya las últimas semanas hablando de que España está englobada en ese “desdichado” grupo de países de la UE que están atravesando problemas para mantener a flote sus cuentas.

Pero también me he preguntado varias veces por qué se está haciendo tanto hincapié en la situación de riesgo de España cuando, por ejemplo, el Reino Unido está en una situación muy similar.

Ya sé que la comparación es difícil en este caso porque la City londinense mueve gran parte de los negocios financieros a escala mundial, pero eso no es razón para ignorar los graves problemas que atraviesa la economía británica.

Vamos a comparar con los de Reino Unido algunos de los parámetros que están haciendo que España aparezca en las quinielas para sufrir una crisis de deuda.

  1. Posibilidad de que las agencias de calificación rebajen la calidad de la deuda española con el consiguiente coste tanto financiero como de imagen. Exactamente la misma amenaza pende sobre la deuda británica.
  2. La tasa de desempleo en España está en el nivel más alto de toda la UE, cerca del 20%. Este si es un parámetro diferenciador y que tiene mejor aspecto en Reino Unido donde sólo está cerca del 8% (alrededor de 2,5 millones de parados)
  3. La burbuja inmobiliaria, en España ha sido gigantesca pero en Reino Unido tampoco ha sido pequeña. La diferencia parece radicar en que en España gran parte de la economía se basaba en este sector. Además a la hora de ajustar los precios para que la burbuja desaparezca en Reino Unido se ha producido más rápidamente (más de un 40% de bajada), aquí todavia estamos esperando las bajadas (algo más de un 10%).
  4. Las entidades bancarias, aquí de momento y hasta donde sabemos ganamos por goleada porque el gobierno español no ha tenido que hacer rescates salvajes como los que ha tenido que acometer el gobierno británico con gran coste para sus arcas.
  5. El crecimiento previsto de la economía (PIB) que en el último trimestre dejaba a España con una bajada del 0,1% siendo el único país del G20 que aún se encuentra en recesión. Pero este dato es muy engañoso porque Reino Unido se ha escapado por los pelos pues su crecimiento ha sido sólo de un raquítico 0,1%.
  6. El area euro, este es otro de los puntos diferenciadores pues mientras España está atada a las normas del euro sin posibilidad de devaluación de moneda, en el Reino Unido pueden jugar libremente con la libra, lo que les da un margen de maniobra que nosotros no tenemos.

Analizando todos estos puntos y algunos más en los que no vamos a entrar en detalle resulta que las diferencias no son tantas y en cambio la repercusión mediática es mucho mayor hacia la situación española.

Se me viene a la cabeza el refranero, que es muy sabio, y que dice: que unos cardan la lana y otros llevan la fama.

Riesgo país

Esta es la expresión de moda, no hay duda. Hoy más que ningún día, pero ya llevamos unas semanas en que está sonando con insistencia.

De riesgo país hemos empezado a aprender cuando algunos países del entorno europeo se han visto abocados a una espiral de inversiones para sujetar la economía. Estos gastos han debilitado notablemente las cuentas de los países y han hecho que la percepción del resto del mundo sobre la situación económica de dichos países sea mala.

Esta mala percepción engloba muchos factores: deuda pública, evolución del PIB, desempleo, estabilidad del gobierno, capacidad de reacción del gobierno, etc.

A esta percepción de la situación económica de un país es a lo que se denomina riesgo país. Si la percepción es buena (y suponemos que si la percepción es buena es porque realmente la economía va bien) el riesgo país es pequeño y si la percepción es mala el riesgo país es alto.

¿Consecuencias de tener un riesgo país alto?

Pues las de siempre:

  1. las inversiones huyen del país al considerar que si las cosas se ponen mal podrían perder la inversión,
  2. la financiación de la deuda del país se encarece porque los prestatarios quieren mayor compensación por asumir un mayor riesgo en la operación.
  3. las agencias de calificación cambiarán la calificación de la deuda del país y provocarán una mayor huida de la inversión.

La pérdida de inversión extranjera y la difícil financiación es una combinación explosiva y tiene repercusiones en todo el tejido económico de un país. Empezando por una pérdida de confianza en las instituciones que no son capaces de revertir la situación. Continuando por una pérdida de confianza del tejido empresarial que no se atreve a iniciar nuevas aventuras con un panorama tan desfavorable. Y finalizando por el ciudadano de a pie que se queda sin trabajo y disminuye aún más su actividad de consumo, alimentado así esta bola de nieve.

El ejemplo más claro es el de Grecia, que ha sido el que ha destapado la caja de los truenos, pero arrastrado por este han empezado a sonar otros países con dificultades como Portugal, Irlanda y finalmente también España. El caso de España es el más preocupante porque es la cuarta mayor economía de Europa y sus problemas pueden tener consecuencias muy graves no sólo para sí mismo sino para toda el área euro.

Esperemos que todas estás malas vibraciones no se materialicen, pero no se puede dejar pasar más tiempo sin buscar un cambio en la inercia actual.

Economía sumergida


Evolución PIB en España para el 2010

Acabo de leer que el FMI ha publicado un nuevo informe con previsiones para la economía mundial en el 2010. Y en esta previsión como viene siendo habitual España no ha salido bien parada.

Según el FMI, mientras la mayoría de países desarrollados conseguirán crecer en PIB durante el próximo año, España será el único de ellos donde el crecimiento seguirá siendo negativo, es decir, que no habrá crecimiento.

Para la zona euro habrá una media de incremento del PIB del 1%, pero la previsión para España será de un -0,6% (peor previsión que la del gobierno que tenía como cifra una caida de sólo el 0,3%). Los incrementos de Alemania, Francia, Italia, Reuno Unido no superarán en mucho el 1% pero indican que están en la senda de la recuperación.

Mucho mejor son las previsiones para las economías emergentes, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Para China las previsiones son que vuelva a crecer un 10% como venía haciendo los últimos años. Brasil crecerá alrededor de un 5%, India casi un 8% y Rusia cerca del 4% siendo la más rezagada de las economías en desarrollo.

En global la economía mundial subirá un 3,9% que es un dato para la esperanza, aunque hace ver de manera más negativa la previsión en España.

Son muchas las dudas que se ciernen últimamente sobre la economía española, siendo la más grave las amenazas de reducir la calificación de la deuda soberana, que supondría un duro varapalo para la economía nacional. Indirectamente haría que apareciésemos en el mismo saco que Grecia y la presión sería aún mayor.

Esperemos que estas previsiones al final no se hagan realidad y la recuperación sea más rápida de lo que se está oyendo, de lo contrario las pocas buenas noticias que parecían indicar que lo peor ya había pasado sólo serían un triste espejismo en el desierto.

¿Estamos saliendo de la recesión?

Acabo de leer un artículo de un blog irlandés muy gracioso en el que habla de las posibilidades que tiene Irlanda de salir de la recesión. Se lo toma con mucho humor porque las ve bastante lejanas. Y se pregunta quién será el próximo país en salir de la recesión.

En principio comenta que ya son varios los países que oficialmente han salido del período de recesión. Los más destacados son: Japón, Francia y Alemania.

Lo de Japón es bastante sorpresivo porque desde hace bastantes años estaba hundido en una crisis galopante y ahora de golpe y porrazo ha publicado unos datos positivos que no encajan mucho con la bajada de consumo generalizada que tiene que afectar a las empresas japonesas, principalmente las del sector de la electrónica.

A los españoles nos pone con las mismas posibilidades de salir de la recesión que a los irlandeses, es decir, muy pocas de momento. Tendrán que pasar bastantes meses antes de poder empezar a pensar en ello.

También habla de otras 2 grandes economías a nivel mundial como son Estados Unidos y Reino Unido. Tampoco está nada claro que vayan a salir muy pronto de la recesión aunque algunos analistas ya los ponen fuera de ella. Pero tienen muchos problemas estructurales (sobre todo en el sistema bancario) como para cantar victoria tan pronto.

De otros países como China habla que no tienen que salir de la recesión porque en ningún momento han estado cerca de ella, siguen con su crecimiento anual del PIB, algo menor que el que venían teniendo pero todavía alrededor del 8%.

De otros países de la zona europea menciona que Suecia y Portugal ya salieron de la recesión. Italia al igual que Francia no se ha visto tan seriamente afectada por la crisis debido a que sus economías no estaban tan basadas en los préstamos y el consumo no se ha desplomado como en otros países.

Así que aunque los datos parece que apuntan de manera positiva todavía queda un largo trecho que recorrer y no hay que despistarse en ningún momento. Como mucho tomárselo un poco a broma como en el post irlandés.