A vueltas con las ofertas de las comercializadores de electricidad

Ya lo veníamos avisando en semanas pasadas. Pero hoy leo esta noticia que corrobora aún más lo que es un hecho.

La Comisión Nacional de Energía ha hecho un estudio de las ofertas que presentan las eléctricas al margen de la TUR y el resultado obtenido de dicho análisis es tajante. Con las ofertas que se han lanzado al mercado el máximo ahorro que un particular podría conseguir pasándose a una comercializadora sería de 23 euros en un año. Este ahorro es francamente pírrico para las condiciones y claúsulas que el usuario debe firmar. Del estudio las ofertas que salen mejor paradas son las conjuntas de gas y electricidad.

Y es una confirmación más de que el interés de las eléctricas por hacerse un poco de competencia sana para el usuario es prácticamente nulo.

No sólo eso sino que a base de diferentes cambios son los usuarios los que poco a poco se encuentran con que la factura de la luz cada vez sube un poco más. Aquí no vamos a hablar de la polémica existente sobre el cambio a facturación mensual con lectura bimensual que en la mayoría de los casos está suponiendo que los usuarios pagan por adelantado una electricidad que no han consumido (las eléctricas facturan con una estimación que suele ser habitualmente mayor que el consumo real existente).

El estudio (pdf) analiza tanto las ofertas de electricidad como las de suministro de gas y además también las ofertas conjuntas de electricidad y gas. Establece varios grupos de usuarios dependiendo principalmente del nivel de consumo y luego realiza comparaciones según las ofertas existentes en el mercado entre el 1 y el 7 de Febrero de 2010.

Aquí está la conclusión del informe para las ofertas en electricidad:

Las ofertas de electricidad más competitivas para consumidores promedio de tipo 1 (3.000 kWh/año) y de tipo 2 (8.000 kWh/año), suponen un ahorro estimado de 8 y 23 euros anuales respecto a la tarifa TUR respectivamente.

Lo mismo para las ofertas de gas:

Las ofertas de gas más competitivas para consumidores promedio de tipo T1 (3.000 kWh/año) y de tipo T2 (8.000 kWh/año), suponen un ahorro estimado de 8 y 17 euros anuales respecto a la tarifa de último recurso respectivamente.

Y finalmente para ofertas conjuntas de electricidad+gas:

La oferta dual más competitiva para consumidores promedio de tipo T2 + C1 (gas: 8.000 kWh/año, electricidad: 3.000 kWh/año), supone un ahorro estimado de 67 euros anuales respecto a la tarifa TUR.


Ofertas combinadas electricidad + gas

Hace algún tiempo que estuvimos hablando de la poca iniciativa de las empresas después de la liberalización del mercado eléctrico. A casi todo el mundo que le pregunto me dice lo mismo: no, yo todavía no he firmado ningún contrato libre, sigo con la misma compañía que tenía con el precio que da la Tarifa de Último Recurso (TUR).

Si esta respuesta está así de generalizada después de varios meses con la liberalización eléctrica en marcha, significa que sigue sin haber mucho interés en las empresas del sector. No es lo mismo, pero está liberalización debería fomentar una descarga mediática del mismo calibre que la que recibimos de cualquier operadora de telefonía móvil.

¿Habeis visto alguna eléctrica que esté lanzando una campaña importante sobre este asunto de la liberalización? He visto algún anuncio pero sin mucha repercusión.

Lo que sí he recibido hoy en el buzón de correo (siempre es una sorpresa) es publicidad ofreciéndome una tarifa combinada de luz y gas. Esta oferta ya me la ofrecieron hace años y la verdad es que ha evolucionado muy poco:

  • un 10% de descuento en la cuota fija de la luz durante el primer año,
  • un 10% de descuento en el consumo de gas durante el primer año,
  • 1 año gratís de reparaciones urgentes del hogar (fontanería, electricidad, …)

Coincide exactamente con lo que me ofrecieron hace años, no ha evolucionado ni un ápice. Las razones que esgrimen para realizar el cambio son:

  1. Razones económicas, las 3 mencionadas más arriba, a mi modo de ver son insuficientes para el negocio que se van a asegurar pues saben perfectamente que pasado un año la mayoría de la gente no cambiará por evitar los papeleos.
  2. Razones de sencillez, al tener una única compañía para ambas facturas. Eso puede ser una ventaja pero también una desventaja porque si no recibes buen servicio sólo tienes una compañía a quien reclamar y normalmente las eléctricas no son muy receptivas con las reclamaciones, tienen una maquinaria lenta y muy poco amigable.
  3. Razones de comodidad, aquí si que me han pillado. Parece ser que todos los trámites del cambio son muy fáciles y cómodos. Claro, es igual que cuando das el alta del ADSL, pero ¿qué pasa cuando quieres dar de baja?.

De momento lo dejo en estudio porque la cosa no está para despreciar estos ahorrillos pero en principio pienso que las ofertas deberían ser algo más competitivas. El problema es que no hay competencia real.

Ofertas en las comercializadoras de electricidad

He estado dudando entre poner este título al post o poner este otro:

¿Hay alguna oferta en las nuevas comercializadoras?

El segundo me ha sonado un poco más borde y al final no lo he querido usar pero no por falta de ganas.

Resulta que desde el 1 de Julio ya estamos viviendo en el mercado liberalizado de la electricidad pero parece que por el momento las llamadas comercializadoras del mercado libre no tienen mucho interés en conseguir clientes.

Estaba esta tarde un poco aburrido y como tenía pendiente revisar un poco este asunto pues me he dicho voy a echar un vistazo a las páginas web de estas nuevas y relucientes comercializadoras para ver qué me ofrecen.

El resultado ha sido desalentador. Prácticamente cero es lo que he encontrado y eso que me he repasado toda la lista que da la CNE (pdf).

Hace unos días que había oído que algunos clientes están recibiendo llamadas telefónicas de las nuevas comercializadoras ofreciéndoles ciertas mejoras (nimias) si contratan la electricidad con ellos. De momento no he recibido ningún contacto de este tipo. Parece que sólo los clientes que cumplen con ciertos patrones están siendo consultados. Aquí tenemos una nueva injusticia, resulta que con la liberalización se supone que debería obtenerse una mejoría en las tarifas para todos los consumidores y parece que a lo que vamos es a que los que consumen poca electricidad van a ser como apestados que no va a querer ninguna comercializadora.

Es una primera impresión, pero después de quince días esperaba encontrar algo más y lo que he encontrado son:

  1. páginas en las que no funcionan los enlaces a la información,
  2. comercializadoras que te ofrecen una página con un formulario para que te envíen una oferta en función de tus condiciones,
  3. la gran mayoría ninguna referencia a la función de comercializadora,
  4. ni una sóla oferta clara y consistente.

Si se quiere que este sector sea igual de dinámico que el sector de la telefonía móvil creo que tiene que cambiar mucho. No tenemos que ver mas que el enorme despliegue publicitario que emplean las compañías de telefonía móvil, y las tremendas guerras de ofertas para ganar cuota de mercado. ¿Y qué hemos visto con el sector eléctrico? Si acaso alguna iniciativa para explicar en que consiste el nuevo escenario y poco más. Nada concreto.

Puede que las fechas en las que estamos no sean las más propicias para poner en marcha este nuevo mercado eléctrico pero es que está muy pero que muy verde. Volveré a intentarlo pasado el verano por si ha cambiado en algo la situación.

Tarifa de último recurso en la electricidad

Como comentábamos hace unos días ya está empezando a ponerse en marcha la maquinaria de las empresas eléctricas para atacar el cambio en el panorama eléctrico que se presenta a partir del 1 de Julio de 2009.

A partir de dicha fecha y como está dictado según el Real Decreto 485/2009 el mercado eléctrico se liberalizará y el gobierno fijará unas tarifas de último recurso para aquéllos que no se quieran lanzar al mercado libre.

¿Qué pasa si no quieres cambiar nada? Si no notificas ningún cambio antes del 1 de Julio seguirás recibiendo el suministro normalmente y la compañía te lo cobrará según la tarifa de último recurso fijada por el gobierno. Esta tarifa todavía no se conoce, se está negociando. La sensación general es que será un poco más alta que las tarifas actuales para fomentar el traspaso de clientes al mercado libre.

El funcionamiento del mercado liberalizado se prevé que sea muy similar al funcionamiento del mercado de la telefonía móvil o de acceso a internet. Habrá un grupo de “operadoras” (designadas por el gobierno y denominadas comercializadoras) que ofertarán el suministro eléctrico.

¿Y en qué beneficiará esta nueva forma de comercializar la electricidad?

  1. en primer lugar y más importante, existirá una mayor competencia.
  2. independencia geográfica, actualmente el suministro eléctrico es fijo, a cada zona le corresponde un suministrador que es el que trabaja en la zona.

¿Y cuáles serán las desventajas?

  1. ofertas trampa, no hay que precipitarse en el salto a este nuevo mercado. Como todo nuevo entorno necesita de un período de maduración. Es mejor esperar un poco para ver como funciona y una vez esté claro optar por la mejor alternativa.
  2. mayor complejidad, hasta ahora el contrato de la electricidad no tenía ninguna dificultad porque existía una única posibilidad. Sólo había que especificar la potencia a contratar y firmar el contrato con el suministrador que te correspondía.

En el área de las ofertas es posible que nos encontremos con:

  • tarifas planas de consumo eléctrico (como el ADSL),
  • ofertas de bienvenida, el primer año la electricidad a mitad de precio, los primeros 1000 kW gratis, y cosas así.
  • regalos, te podrían ofrecer subvencionar la renovación de los electrodomésticos de casa por unos que tengan categoría A o A+ de ahorro energético.
  • etc,

Pero también llegarán:

  • los compromisos de permanencia,
  • a una electricidad más barata, un peor servicio. Más horas al año sin electricidad.
  • un peor servicio de atención al cliente,
  • las claúsulas abusivas, sí esa letra pequeña de los contratos puede pasar a ser protagonista.
  • las reclamaciones, directamente relacionadas con las anteriores.

En mi caso no tengo todavía ninguna idea prefijada. Mi plan es no hacer nada antes del 1 de Julio y a partir de entonces ver lo que se oferta en el mercado y a partir de ese momento buscar lo que mejor se adapte a mi consumo.


Más información:

Correcciones al Real Decreto 485/2009 | Tarifa Ultimo Recurso en Consumer

Tarifa último recurso en el gas

Tarifa de último recurso en el gas

Hoy me he levantado con la noticia de que el gobierno ha aprobado una subida de aproximadamente el 10% del gas. Ya es una noticia antigua pero no me había enterado hasta hoy.

Las razones para la subida parece que son las habituales en estos casos: que como el petróleo está caro pues se aprovecha. Pero, pero, alto ahí, digo yo: si el petróleo está bajando. Para colmo leo que las suministradoras de gas no están nada contentas con la subida que según ellas debería ser mucho mayor para recoger correctamente las subidas de la materia prima.

Desde Julio de 2008 las tarifas del gas se regulan –de acuerdo con el Real Decreto 1068/2007 de 27 de Julio– según la llamada tarifa de último recurso (TUR). Dentro de la TUR hay varias categorías según el volumen de consumo anual, y pueden ser:

  1. T.1, menor de 5.000 KwH.
  2. T.2, entre 5.000 y 50.000 KwH.
  3. T.3, entre 50.000 y 100.000 KwH.
  4. T.4, más de 100.000 KwH.

Los clientes que pueden acogerse a la tarifa de último recurso son de acuerdo a esos niveles de consumo: todos los hogares (T.1/T.2) y las pequeñas y medianas empresas (normalmente T.3). Las empresas con obligación de prestar el suministro de último recurso son: Gas Natural, Iberdrola, Unión Fenosa, Endesa y Naturgas.

Resulta que como el gas llevaba desde Julio con las tarifas actuales, y la TUR se recalcula automáticamente cada trimestre pues toca recalcular. La nueva tarifa se compone de un término fijo y un término variable. Este término variable se calcula teniendo en cuenta varios factores:

  • el coste de la materia prima, tiene en consideración la evolución de dólar/euro en el último trimestre y del petróleo (gasoil, fueloil) en el semestre anterior.
  • peajes de acceso, relacionados con el transporte del gas.
  • costes de comercialización, en que incurren las empresas en todo el proceso.
  • costes derivados de la seguridad de suministro, para que en todo momento haya gas suficiente para cubrir la demanda.

Como el cálculo ha incluído los máximos del petróleo en el verano ha salido a subir. Por tanto, con la nueva fórmula se aplica la correspondiente subida al gas para este próximo trimestre.

Si no es por una cosa es por otra al final todos los productos energéticos aprovechan la menor excusa para subir el precio cuando hay el menor rumor, aleteo de mariposa o lo que sea relacionado con el petróleo.

Más información: La nueva TUR