El euro en picado

Este fin de semana mientras hacía la recopilación de anotaciones repasé algunas en las que se hablaba de lo bien que iba el euro en su paridad con el dolar americano. Esta fortaleza del euro se traducía en que las compras y las vacaciones desde la zona euro hacia Estados Unidos salían muy económicas.

Por otro lado conllevaba los problemas de que las exportaciones desde la zona euro hacia Estados Unidos se veían lastradas por ser muy caras y perder competitividad. En el sector industrial esto es una desventaja muy a tener en cuenta.

Bien, pues después de aproximadamente un año la tortilla ha dado la vuelta completamente y si hace menos de un año, por cada euro te daban casi 1,50 dolares, desde hace unos meses el euro ha empezado a perder terreno día tras día, llegando a perder más de un 20%. De tal forma que actualmente el canje es de 1,20 dolares por cada euro.

Y esa relación de 1,20 era una barrera psicológica (no vista desde Enero de 2006) que hoy se ha incluso traspasado. Parece que la tendencia está clara y los problemas de estabilidad de la zona euro, las continuas alertas sobre posibles bancarrotas de países en la zona euro, y las pérdidas de calidad de la deuda soberana asociadas están dándole alas al dolar que se está convirtiendo en un refugio más seguro para las inversiones.

Pero que significa esto para el común de los mortales, pues justo lo contrario de lo que ocurría hace un año:

  1. Se acabaron las vacaciones de saldo en Estados Unidos, no es que sea muy importante tal y como está la situación económica pero era un motivo de orgullo la fortaleza del euro.
  2. Por otro lado las exportaciones se abaratan y se hacen por tanto más competitivas, con lo cual si se sabe aprovechar puede ser un impulso para la economía, en especial para las industrias y servicios y a la larga para el mercado de trabajo.

En mi opinión si la situación no estuviese provocada por la desconfianza tan grave en la situación económica de los países que componen el área euro sería una coyuntura beneficiosa. Pero viendo que cada día las noticias son más negativas pues no parece un buen sintoma esta debilidad tan acusada.

He leido que hasta podría llegarse a la paridad. Recordar que el euro comenzó cotizando por debajo del dolar, recuerdo la época en que por 1 euro se pagaban 0,90 dólares.

Anuncios

Seguro de cambio

Hace algunos días que hablamos aquí de un tipo de crédito que se utilizaba muy a menudo en operaciones de comercio internacional, era el crédito documentario. En la anotación de hoy vamos a tocar otro tema que está también relacionado con el comercio internacional.

No es un concepto que manejemos habitualmente los clientes de a pie de un banco. El seguro de cambio, que así se llama el instrumento que vamos a tratar hoy, es un elemento de uso más habitual entre empresas que se dedican a la exportación e importación de productos donde entran en juego diferentes divisas. Ya sabemos de otras veces que hemos hablado de las divisas que son un terreno peligroso por la rapidez de sus oscilaciones, mantener una cuenta en divisas o una hipoteca en otra divisa puede ser muy rentable si la divisa va a tu favor pero puede ser una auténtica ruina si va en tu contra.

Por ello las empresas no se pueden permitir el lujo de depender de estas oscilaciones y para evitarlas contratan los seguros de cambio. Como siempre la mejor forma de verlo es consultando el diccionario:

Los exportadores e importadores de un país que conciertan operaciones en una divisa distinta a la suya, corren el riesgo que se deriva de una eventual fluctuación de aquella otra divisa con respecto a la propia. Para cubrirse recurren al seguro de cambio que les facilita una compañía de seguros. Más conveniente suele ser el servicio bancario conocido como seguro de cambio, que consiste en un contrato de compraventa de divisas a plazo futuro concertado entre un comerciante y un banco autorizado a intervenir en el mercado de divisas, por el que se acuerda un tipo de camibo fijo para aplicar a la compra o venta de divisas en un plazo futuro. El empresario que así actúa evita el riesgo de cambio pues conoce de antemano precisamente la cantidad exacta de dinero que percibirá o tendrá que entregar en la fecha futura señalada. Representa una trasnmisión de riesgo. El banco, por su parte, busca un cliente que tenga deseos contrarios para cubrir la operación, toda vez que se actúa por el sistema de operaciones casadas (una compra a futuro origina una venta a futuro y la diferencia es el beneficio del banco).

Es una explicación muy completa que habla tanto del seguro de cambio a través de una aseguradora como del producto más habitual ofrecido por las entidades bancarias. El banco evita el riesgo de oscilaciones al empresario y a su vez consigue beneficios por las comisiones cobradas, es una buena operación para todos.

Dolar barato: oportunidad para el euroturismo

De nuevo parece que el euro está remontando posiciones frente al dólar americano. Hace una temporada que no nos fijábamos en la relación de las dos principales monedas de referencia en los mercados financieros.

Lo dejamos de seguir cuando el euro empezó a perder valor frente al dólar. Ocurrió en el verano de 2008 cuando llegó a sus máximos: te daban 1,60 dólares por cada euro. En un primer movimiento el euro perdió bastante terreno y hace tiempo que andaba por los 1,30/1,40 pero desde hace unos meses ha vuelto a recuperar terreno y ya mira de cerca los 1,50 dólares por cada euro.

Evolución Euro-Dolar hasta Oct-09

Cada vez que esta relación de cambio se hace más favorable al euro comienzan los comentarios sobre las gangas a la hora de comprar cosas en dólares. La gente empieza a planificarse unas vacaciones en la Gran Manzana para comprar ropa, perfumes, electrónica, etc y durante unos días tenemos tema de conversación.

Pero la realidad no es sólo la de las gangas, la más cruda es que:

  • las exportaciones de todos los países hacia Estados Unidos se hacen muy caras frente a otras opciones (pérdida de competitividad), con el consiguiente bajón de negocio en la zona euro.
  • si quieres irte de vacaciones a Estados Unidos, primero tendrás que comprar el billete y eso lo pagarás en euros contantes y sonantes, con lo que parte del chollo se te volatiliza antes de empezar.

La forma más factible de rentabilizar este desfase (arbitraje) en la cotización de las monedas es con las compras a través de internet (así te ahorras el viaje), pero tiene la desventaja de que las compras desde Estados Unidos pasarán por la aduana y si es un importe alto se verán sometidas a las tasas aduaneras y también desaparecerá parte de la ganga. Sobre las tasas aduaneras tengo también interés (por desconocimiento) y espero preparar una anotación que toque un poco el tema.

De momento esperar y ver como continúa la tendencia y los efectos que se hacen sentir más allá de las compras particulares que podamos hacer con mayor o menor ahorro.

Inversión vs Especulación

Son muchas las veces en que nos vemos en la encruzijada de manejar nuestros ahorros de la manera más productiva posible. No es cosa fácil para los que no somos expertos de las cosas de la economía, pero tampoco es menos cierto que incluso los más expertos también se equivocan e incluso se dedican al arte del engaño.

Pero siempre se distinguen dos caminos a la hora de rentabilizar el dinero:

  • por un lado están los que se conforman con unas rentabilidades más reducidas, a mayor plazo y con menor riesgo de perder dinero.
  • por otro lado están aquellos que buscan altas rentabilidades en poco tiempo a costa de soportar elevados riesgos.

Los primeros son lo que podemos englobar más en la clase de inversión, por ser a mayor plazo suelen estar centrados en el sector inmobiliario y en el empresarial. Se asocian a un estudio detallado de los activos de la inversión y se tiene vocación de estabilidad.

Los segundos se relacionan más con lo que se entiende por especulación. Si sale bien es el sueño de todo español: el gran pelotazo. Si sale mal puede suponer un duro revés económico. Para subirse a este tren hay que estar preparado tanto económica como mentalmente. Si no se sabe muy bien lo que se hace mejor abstenerse.

De acuerdo con el diccionario, la especulación es lo siguiente:

Acto consistente en aprovechar las alzas y bajas de cotización de los bienes sujetos a contratación en un mercado con vistas a obtener lucro. Cuanto más abiertos son los mercados más sofisticada resulta la especulación, toda vez que el alza o la baja de un bien puede preverse e incluso provocarse, según los intereses de los grupos de presión que así actúan. Otras veces la especulación se orienta a la compra y retención en espera de que se produzca escasez, o se compra en unos mercados con intención de vender en otros donde se espera conseguir un precio más alto (arbitraje).

Como se indica en la definición el objetivo es obtener el mayor beneficio de la manera más rápida posible y ésta es una gran diferencia con la inversión. En la especulación no se tiene ningún interés por conocer el bien en el que se invierte ni por seguir su gestión. Estas son características más ligadas a lo que arriba llamábamos inversión.

Por ello los instrumentos más típicos de especulación son las acciones negociadas en bolsa. La mayor parte de las veces el especulador no sabe ni en qué invierte. Sólo elige un precio de compra ante una noticia en espera de que se incremente para vender rápidamente y obtener su beneficio (en los últimos años muy de moda con los day traders).

Como hemos dicho otras veces en el blog a la hora de invertir el dinero hay que tener sentido común y estudiar con mucho detalle en lo que se invierte, con ello te ahorrarás muchos disgustos. Y si la rentabilidad que te prometen es muy alta y sin ningún riesgo ya puedes guardar tu dinero y salir corriendo.

Arbitraje

Pero no el de los partidos de fútbol.

Dentro de las operaciones financieras hay un tipo que se repite bastante a menudo y que recibe el nombre de arbitraje. El nombre de arbitraje normalmente viene acompañado de diferentes adjetivos dependiendo del área donde se realice.

Veamos lo que nos dice el diccionario de arbitraje:

Bajo esta denominación se recogen todos aquellos actos encaminados a lograr un beneficio derivado de la compra en una plaza a precio bajo con el ánimo de vender en plaza distinta a un cambio más elevado.

A simple vista parece la base de todo negocio, comprar barato y vender caro. El matiz aquí viene del hecho de realizar la operación en “plazas” distintas basándose en la diferencia de precio del mismo activo. Para verlo mejor veamos algunos de los tipos más comunes de arbitraje:

Arbitraje de Divisas, consiste en comprar divisas en una plaza para venderlas en otra a un cambio más conveniente. O al intercambio de unas por otras con ánimo de lucro.

Esta es una práctica muy habitual a gran escala, los grandes inversores muchas veces se dedican a rotar sus inversiones en diferentes divisas beneficiándose de las pequeñas diferencias de cotización de las mismas en diferentes lugares. Por ejemplo, compras en USA dólares con euros con una determinada relación de cambio, luego te vas a Japón y vendes esos dólares, si las relaciones de cambio son las adecuadas y manejas un volumen alto de divisas puedes sacar sustanciosos beneficios. Además juegas sobre seguro porque es una operación instantánea cuando los cambios están a tu favor. El truco está en que estas variaciones son muy dinámicas y hay que ser muy rápido para aprovecharlas. También puedes meter en el juego varias divisas: euros-dólares-yenes-euros.

Otros tipos de arbitrajes que se pueden encontrar son:

  1. de acciones, puede ser de compraventa de la misma acción en diferentes plazas o de acciones similares.
  2. de efectos comerciales, a través de la negociación de efectos tomándolos y cediéndolos como intermediario (con cobro de comisión) también se puede sacar provecho.
  3. de intereses, se invierte en un país aprovechando un diferencial de intereses favorable (por ejemplo en bonos).