Evolución PIB en España para el 2010

Acabo de leer que el FMI ha publicado un nuevo informe con previsiones para la economía mundial en el 2010. Y en esta previsión como viene siendo habitual España no ha salido bien parada.

Según el FMI, mientras la mayoría de países desarrollados conseguirán crecer en PIB durante el próximo año, España será el único de ellos donde el crecimiento seguirá siendo negativo, es decir, que no habrá crecimiento.

Para la zona euro habrá una media de incremento del PIB del 1%, pero la previsión para España será de un -0,6% (peor previsión que la del gobierno que tenía como cifra una caida de sólo el 0,3%). Los incrementos de Alemania, Francia, Italia, Reuno Unido no superarán en mucho el 1% pero indican que están en la senda de la recuperación.

Mucho mejor son las previsiones para las economías emergentes, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Para China las previsiones son que vuelva a crecer un 10% como venía haciendo los últimos años. Brasil crecerá alrededor de un 5%, India casi un 8% y Rusia cerca del 4% siendo la más rezagada de las economías en desarrollo.

En global la economía mundial subirá un 3,9% que es un dato para la esperanza, aunque hace ver de manera más negativa la previsión en España.

Son muchas las dudas que se ciernen últimamente sobre la economía española, siendo la más grave las amenazas de reducir la calificación de la deuda soberana, que supondría un duro varapalo para la economía nacional. Indirectamente haría que apareciésemos en el mismo saco que Grecia y la presión sería aún mayor.

Esperemos que estas previsiones al final no se hagan realidad y la recuperación sea más rápida de lo que se está oyendo, de lo contrario las pocas buenas noticias que parecían indicar que lo peor ya había pasado sólo serían un triste espejismo en el desierto.

Anuncios

Evolución del precio del petróleo durante 2009

Parece que esta semana toca un poco de repaso de los distintos indicadores que sirven como referencia para tomar el pulso de la economía. El Lunes estuvimos hablando de cómo se ha comportando la rentabilidad de las Letras del Tesoro durante este año 2009 y hoy vamos a intentar hablar un poco de lo que ha hecho el petróleo.

Ya sabemos que el petróleo es la base de muchas materias necesarias para la industria y principalmente para la industria del transporte. Cualquier variación del precio del barril se tiene que ver reflejada en el resto de sectores.

El año pasado la evolución del petróleo fue bastante “loca” por llamarlo de alguna manera. Empezo bastante normal y fue subiendo hasta llegar al máximo histórico por el verano donde tocó los 145 dólares por barril. Pero justo a partir de ese momento se despeñó estrepitosamente bajando hasta los 34 dólares en Diciembre de 2008.

Por tanto el año 2009 lo comenzó desde unos precios bastante bajos lo que hizo que la inflación bajase notablemente. La inflación es un parámetro que está estrechamente correlacionado con el precio del petróleo. Esta inflación baja vino muy bien porque no hacía que las políticas monetarias del BCE (con el dinero barato al 1%) provocasen que la inflación se desbocase.

El año del petróleo ha sido más relajado que el precedente. El precio ha ido subiendo paulatinamente pero sin ser la montaña rusa de la que hablábamos en 2008. Empezó Enero en los 40 dólares por barril y a partir de Junio se ha movido entre los 60 y 70 dólares por barril. En semanas pasadas se acercó a los 80 dólares por barril pero ha vuelto a bajar en los últimos días.

Fuente: ThisIsMoney.co.uk

La explicación más general a que el precio del petróleo no se haya disparado este año es que el consumo del mismo se ha reducido. De una manera u otra la crisis ha afectado tambíen al petróleo:

  • se han vendido menos coches,
  • se han reducido los viajes (tanto de negocios como de turismo),
  • se han reducido los transportes de mercancias al disminuir la actividad económica,
  • se ha reducido el consumo de materias derivadas del petróleo para la industria, también afectada por la crisis.

Por tanto, si los precios del petróleo van repuntando también significa que la demanda está aumentado porque la economía va poco a poco mejorando. Esperemos que esto sea así pero sin volver a ver los 140 dólares por barril.

Efectos de segunda vuelta

Aquí tenemos otro de esos términos que últimamente no dejan de aparecer en los periódicos pero que siempre me dejan con una cara un poco de sorpresa porque no acabo de coger el concepto y además las referencias suelen ser muy abstractas como tantas otras veces.

En primer lugar decir que la construcción no suena muy española y como muchas palabrejas de la jerga económica su origen es anglosajón a partir de la expresión second-round effects. Para aclararlo se impone una revisión del concepto a través del diccionario. Y según éste la definición de efectos (inflacionistas) de segunda vuelta es:

El efecto de contagio del alza de los precios de combustibles (léase precio del petróleo), materias primas y alimentos sobre el resto de precios del mercado y principalmente sobre los salarios.

De la definición anterior sólo añadir que si hay efecto de segunda vuelta es porque hay un efecto de primera vuelta (first-round effect). Pues bien el efecto de primera vuelta es la subida de los productos energéticos por ser base del resto.

Se trata por tanto de una especie de pescadilla que se muerde la cola. Si sube más el petróleo suben más todos los productos pues todos están afectados en su cadena de producción directa o indirectamente por los costes del petróleo. Esto produce que se dispare la inflación y de este modo se arranca una cadena en la que sólo se puede volver a la normalidad a través de las políticas monetarias de los bancos centrales (BCE, Fed, …).

El efecto más negativo se produce cuando el incremento de la inflación se traslada a los salarios. En España es muy normal que los incrementos de salario de final de año estén referenciados al IPC. Si la inflación fue alta así lo será el IPC y de este modo los salarios se incrementarán proporcionalmente al IPC. Esto es gasolina para los efectos de segunda vuelta pues al incrementar los salarios seguirán incrementándose los precios al aumentar los costes de producción y así la inflación y de nuevo los salarios y así hasta el infinito.

Para intentar contrarrestar los efectos de segunda vuelta los gobiernos intentan limitar la actualización de los salarios con la inflación de manera automática. En ciertas ocasiones la inflación puede sufrir un repunte temporal que no hay que trasladar automáticamente al resto de la economía con las consiguientes consecuencias negativas.

En fin, que hay más segundas vueltas aparte de la de la Liga o de las elecciones.

IPC general, IPC subyacente e IPC armonizado

Como ya hemos comentado en otras ocasiones el IPC (inflación) es uno de los parámetros económicos más vigilados por todos los agentes de la economía. Al tener una periodicidad de publicación mensual (por el INE) sirve como base para hacer predicciones del rumbo que seguirá la economía y cómo está evolucionando.

Pero lo más curioso del IPC es que al ser un parámetro que engloba la evolución de precio de tantos diferentes elementos a la hora de realizar su cálculo puede variar mucho dependiendo de los elementos que se mezclen en el cóctel. Aquí es donde queremos llegar hoy porque aunque se habla en términos generales de IPC, éste se divide principalmente en 3 diferentes referencias:

  • IPC General, éste es el que se conoce habitualmente como IPC a secas. Es el que se publica normalmente en los medios de comunicación y el que incluye el mayor número de elementos en su cálculo, por tanto ofreciendo una cifra que refleja prácticamente la globalidad de la evolución del entorno económico.
  • IPC Subyacente, se da este nombre al IPC calculado sin tener en cuenta la evolución de los precios de los productos energéticos y los alimentos no elaborados. Esto hace que suela salir una cifra ligeramente inferior a la del IPC general pero que se mantiene más estable en el tiempo al eliminar las fuertes variaciones que añaden el petróleo y las frutas y verduras al IPC general.
  • IPC Armonizado (IPCA), éste índice se tuvo que crear hace unos años para poder hacer comparaciones entre la inflación de diferentes países. Inicialmente cada país realiza unos cálculos para determinar el IPC y al ser diferentes no se pueden comparar directamente. Por tanto, se establecieron unos procesos para homogeneizar dichos cálculos de modo que fuese comparables dando como resultado el IPCA. Por ejemplo, éste valor es el que se utiliza cuando se habla de otros IPCs en la UE.

Como último punto a tener en cuenta es que para complicar un poco más las cosas cada uno de estos índices se calcula según diferentes períodos dando lugar a diferentes valores dependiendo de si la referencia es: mensual o interanual.

La mitad del ahorro sin remuneración

Me cuesta creer los datos que salen en esta noticia de El Mundo: la mitad del dinero ahorrado (42%) está en cuentas corrientes sin remuneración.

Cada vez es más difícil conseguir ahorrar algo a final de mes, con la subida de las hipotecas, la subida de los alimentos, la subida de la electricidad, la subida de la gasolina (el petróleo). Pero si consigues arañar unos euros a la factura de fin de mes hay que intentar aprovecharlos con algún tipo de producto de inversión que se adapte a tu perfil de ahorrador.

Después de algún tiempo escribiendo por aquí se puede ver que hay multitud de productos de inversión y que con un poco de dedicación todo el mundo puede elegir alguno a su gusto. En los que venimos contando aquí la mayoría de las veces el riesgo es prácticamente nulo. En estos englobaríamos las inversiones en letras, obligaciones o bonos del estado del Tesoro Público, y también la multitud de ofertas de depósitos a plazo, con plazos para todos los gustos: a 1 mes, 3 meses, 6 meses, 12 meses, 2 años, etc.

El riesgo que tienen estos productos es el mismo que se corre dejando el dinero en una cuenta corriente sin remuneración, si el banco se va a pique se llevará por delante nuestro dinero.

La única posible ventaja de mantenerlo en la cuenta corriente es la disponibilidad inmediata (incluso esta frase es el lema de una conocida entidad bancaria que ofrece productos de una cierta rentabilidad). Se dice que muchas veces estas inversiones se ven penalizadas en caso de cancelación anticipada pero esto ya no es cierto pues al existir múltiples ofertas siempre es posible elegir una que no tenga ningún tipo de comisión por cancelar antes de tiempo.

Y lo más importante de todo, aunque las inversiones en alguno de los productos anteriores no tengan una rentabilidad excesiva al menos compensan en parte la pérdida de valor del dinero debida a la subida de la inflación. Aún más en estos momentos donde la inflación se encuentra en valores elevados.

En resumen, si tienes el dinero en la cuenta corriente sin remunerar dedica un momento a elegir un producto de bajo riesgo y con unas condiciones que se adapten a tus necesidades e inviértelo. Al menos no verás como tu dinero pierde valor.

Subida de tipos hasta el 4,25%

Ayer se confirmaron todas las previsiones y el BCE anunció la subida de tipos del 4 al 4,25%. Por tantas veces repetida prácticamente no ha cogido por sorpresa a nadie. Lo que ha sido más novedoso es que en el anuncio se haya incluído un dato positivo y es la intención de no volver a subirlos en un período de tiempo corto.

Las implicaciones de la subida de tipos cuyo objetivo es controlar la inflación (actualmente en el 5,1% en España y el 4% en Europa) son:

  • el euribor (hoy 5,395%) muy interrelacionado con el nivel de los tipos puede continuar su senda alcista con el consiguiente efecto sobre las cuotas de las hipotecas.
  • con el dinero más caro la actividad empresarial se puede ver frenada si no se toman otro tipo de decisiones que alivien esa presión.

Esta mañana veía en el periódico una comparación con las subidas de los tipos de la Reserva Federal americana que me ha resultado muy didáctico. Se puede ver en la gráfica como la Reserva Federal fue aumentando paulatinamente los tipos de interés desde el 2% en el 2004 hasta llegar al 5,25% el 29/06/2006. En ese punto estallaron todas las burbujas posibles y las hipotecas dejaron de pagarse. La Reserva Federal se dió cuenta que había ido demasiado lejos con las subidas de tipos y tuvo que rebajarlos deprisa y corriendo de modo que en 2 o 3 bajadas muy cercanas en el tiempo dejó los tipos en un 2% (30/04/2008). ¿No estará repitiéndose la historia con el BCE en el área Euro?

Más información: Evolución tipos FED (eng)

Estanflación

Ya hemos hablado por aquí de algunos de los estados en los que puede encontrarse la economía a nivel macroeconómico (de lo que suelen hablan los grandes gurus).

  • Hemos dedicado bastantes temas a asuntos relacionados a la inflación, tan de moda actualmente.
  • También hemos hablado de las posibilidades de que la economía entre en recesión.

Hoy he visto en el CincoDias que ya hay algunos de estos gurus que preveen (incluso afirman) una entrada de la economía en lo que llaman una fase de estanflación.

La verdad es que el término no tiene pinta muy castellana porque efectivamente es un anglicismo de la combinación inglesa de recesión e inflación. Con eso esta prácticamente dicho todo pues para definir estanflación sólo añadir que es un periodo económico donde se produce simultáneamente un proceso de inflación y a la vez recesión.

Estanflación = Inflación + Recesión

Si recordamos de las definiciones de inflación (período de subida de precios continuada) y recesión (período donde la economía se estanca, crecimiento económico cero durante 2 trimestres consecutivos) comprendemos que la estanflación es una bomba de relojería pues combina dos anomalías económicas contrapuestas y en la que es muy difícil tomar decisiones para salir de esta situación. Cuando digo tomar decisiones me refiero a decisiones de alto nivel (Bancos Centrales, Gobiernos, …). En estas se encuentra ahora el Banco Central Europeo al que se le critica que amenace con subir los tipos (para controlar la subida de inflación) pues con ello probablemente frenaría el desarrollo económico debido a los múltiples lastres a los que se enfrenta la economía actualmente (crisis subprime, crisis inmobiliaria, petróleo en máximos).

Más particularmente en España las opciones disponibles pasan por otras alternativas (no hay control sobre los tipos, en manos del BCE). Las alternativas son muchas y variadas pero centradas principalmente en dinamizar el mercado de trabajo y facilitar la actividad empresarial en todos los sentidos (fiscal, ayudas, ..).

Esperemos que estas oscuras previsiones no se lleguen a cumplir y finalmente lo peor de la crisis ya esté visto como afirman otros.