La cumbre de Copenhague: una montaña rusa

Cuando la semana pasada decíamos que tanto Estados Unidos como China habían dicho que veían muy cerca la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático para que diese tiempo a preparar el terreno de la toma de decisiones, no pensábamos que en pocos días todos los argumentos cambiarían por completo.

Bien, pues más o menos eso es lo que ha ocurrido. Estas semanas pre-cumbre están siendo de lo más entretenidas. Desde luego es una buena señal que se hable del asunto, quiere decir que algo se está trabajando.

Los cambios que hemos leído desde la anterior actualización son:

  • que Obama acudirá a la cumbre que en un principio parecía descartado. Además parece que ofrecerá un compromiso de Estados Unidos para reducir la emisión de CO2 en un 17% para 2010 con respecto a los valores de 2005, y luego un 35% en 2025 y en 42% de reducción para 2030.
  • también acudirá el primer ministro chino Wen Jiabao y pondrá sobre la mesa una propuesta de China para reducción de las emisiones de CO2 por unidad de PIB de entre el 40 y el 45% para el 2020. Ya se había comprometido a bajar en un 20% para el 2010.
  • la India que es otro de los países más reticentes en adquirir compromisos ha adelantado que India podría llegar a asumir una reducción del 20/25% de emisiones de CO2 si los países desarrollados asumen su parte equitativa.

Y no contentos con todo este movimiento también nos hemos enterado que los científicos resulta que están haciendo trampas con los datos referentes al cambio climático. Podría resultar que ciertos datos desmentirían en cierto modo las teorías del calentamiento global y por ello habrían sido manipulados o censurados. Hay que tener en cuenta que los investigadores muchas veces se mueven por las subvenciones y éstas suelen estar controladas políticamente lo que ocasiona que las investigaciones no sean totalmente imparciales.

Seguiremos informando…


Anuncios

¿Negocios?

¿Negocios? Muy simples: y con el dinero de otros.

Alexandre Dumas (hijo)


Paguemos a nuestros banqueros


Usa tu tarjeta de crédito con sabiduría

Así podríamos traducir el lema de una campaña que han puesto en marcha en Estados Unidos para que las compras de Navidad no se conviertan en una losa que arrastre a los consumidores a una situación económica incómoda.

En Estados Unidos, un país con mucha cultura de uso de la tarjeta de crédito, se están encontrando con muchos ciudadanos que se están viendo incapaces de hacer frente a los pagos de sus tarjetas de crédito.

Decimos de “sus” tarjetas porque es muy habitual que se tengan multitud de ellas. Durante la época de vacas gordas con buenos empleos y buen sueldo no tenían problema para ir pagando las facturas de las tarjetas. Pero en el momento que el empleo falla o se acumulan otras deudas la factura de las tarjetas crece y crece debido a las penalizaciones, a los altos intereses y a las comisiones. Una vez entras en ese círculo es muy difícil salir.

Para intentar evitar que esta situación siga creciendo el gobierno americano está tomando diferentes medidas para concienciar a la gente de la necesidad de controlar los gastos realizados con las tarjetas. Para ello está utilizando los recursos a su alcance, como puede ser: la información a través de internet, periódicos, etc; y también las campañas de publicidad en medios como el cine.

La que impulsan ahora se centra en un anuncio que resalte los 5 consejos principales de toda la campaña:

  • No pierdas pagos,
  • Gasta siempre por debajo del límite de la tarjeta,
  • Evita comisiones innecesarias,
  • Si tienes pago aplazado con un límite mínimo, paga siempre lo máximo posible,
  • Controla los cambios en las condiciones del contrato de la tarjeta.

Estos mismos consejos son también perfectamente aplicables a nuestro país. El número de tarjetas también es alto y la campaña navideña es un momento en el que se suele tirar la casa por la ventana. Es momento de reflexionar un poco sobre ello y evitar hacer gastos innecesarios que luego nos pueden salir muy caros.

Viajes de bajo coste


Activos: circulante, fijo, …

El título lo dice todo, hoy el tema va de activos. En el mundo empresarial muchos de los análisis que miden el estado de salud de las compañías se basan en el estudio de la estructura de activos de las mismas. Es todo un mundo el desgajar los diferentes elementos que los componen pero no vamos a llegar a tanto, para eso ya están los analistas, aunque de ellos no nos podamos fiar demasiado.

Nosotros nos vamos a conformar con entender un poco de que se habla cuando se dice que se tienen estos u aquellos activos. La definición de diccionario es para este concepto particularmente útil:

 

Conjunto de elementos o valores transformables en moneda de que dispone una empresa, que afectan en sentido positivo a su situación patrimonial.

 

En resumen, todo lo que suma.

Dentro de los activos se pueden distinguir distintas clases y de las que más se oyen habitualmente destacaríamos estos:

  1. Activo circulante, se trata de la parte de un negocio considerada como líquida por estar compuesta por dinero físico que la empresa dedica a sus necesidades más inmediatas: caja, efectos a cobrar, clientes, suministros. También recibe el nombre de activo corriente
  2. Activo fijo, es aquella parte de un negocio considerada como estable, por estar compuesta por bienes de larga duración que se adquieren con vistas a su utilización como medio para hacer posible el ciclo productivo: inmuebles, mobiliario, vehículos, patentes y marcas, etc. También recibe el nombre de activo inmovilizado.

Si la situación de activos de la empresa es sana las opciones de negocio son buenas. Siempre los activos hay que ponerlos en contraste con la situación de pasivo. Un buen equilibrio entre ambos es lo que hace que una empresa funcione. Hay que saber cuando es necesario ser conservador y cuando es posible arriesgar, cometer errores en esta estructura puede acabar en una mala valoración, y en casos extremos la suspensión de pagos y la quiebra.

Revista semanal

Como un suplemento del periódico de fin de semana así se presenta esta entrada que sirve como recopilatorio o resumen de antiguas anotaciones. Vamos a buscar otra vez los temas que se comentaron hace más o menos un año para que sirvan de contraste con lo que se habla actualmente. Estos son los elegidos:

  • Evolución de la desregulación, uno de los puntos más criticados en el análisis de las causas que han conducido a la crisis financiera que venimos soportando desde hace más o menos dos años. Ahora, todos piden volver a una regulación férrea de los mercados internacionales.
  • Efectos de segunda vuelta, el fantasma de la inflación seguía flotando en la política monitaria del BCE y una de las razones que esgrimía para mantener el precio del dinero alto era evitar que se disparase la inflación en parte a través de los efectos de segunda vuelta.
  • Ahorra energía y dinero, hazte eco, este era el lema de otra campaña destinada a impulsar el ahorro energético. El resultado de estas campañas que se repiten año tras año sigue sin ser demasiado bueno pero hay que seguir sembrando.