Repaso con retraso

Aunque con un día de retraso, vamos a poner el resumen habitual con unas cuantas anotaciones de meses pasados. No por ello han perdido un ápice de vigencia muchas de ellas. Aquí están las elegidas para esta semana:

  • ¿Cuánto bajará la gasolina?, en estos días creo que la pregunta va a haber que revisarla al alza y preguntarnos hasta dónde subirá la gasolina en los próximos meses.
  • El legado de la recesión, desde que leí los datos que habían sacado en la encuesta me pregunto si de verdad la crisis económica llegará a dejar una secuela tan marcada en la generación de jóvenes y no tan jóvenes.
  • Los paraísos fiscales, sobre este tema tengo pendiente escribir alguna anotación más aunque todavía estoy dándole vueltas al enfoque. Desde luego es un tema que da para mucho aunque es un área muy especializada.


Anuncios

Mercado y capitalismo

El mercado no es un invento del capitalismo. Siempre ha existido. Es un invento de la civilización.

Mijail Gorbachov (político ruso)


Regañando

¿Por qué regañan tanto?


Bonus y malus en el sector bancario

Acabo de leer la noticia que publica El Pais sobre las iniciativas que está preparando Francia para presentar en la próxima reunión del G20 en Estados Unidos allá por Septiembre.

Me parecen de lo más acertadas y no sólo deberían aplicarse al sector bancario sino a cualquier sector de la economía. Lo que no entiendo es por qué estas iniciativas sólo surgen de algunos países, parece como si el resto no estuviese interesado en ellas, debe ser que no han aprendido la lección. O quizás es que están interesados en que las cosas continúen como están.

En resumen las propuestas serían:

  1. Que al igual que existen unos bonus por buenos resultados también existan unos “malus” por malos resultados. Así no ocurrirá como hasta ahora que si las cosas van bien pues muy bien para los directivos y si algo sale mal pues no pasa nada, los clientes, los accionistas y los gobiernos a pagar y los ejecutivos a otra cosa mariposa.
  2. Que los bonus se consoliden sólo con cierto retraso, en la propuesta habla de tres años y que además se revisen según los resultados del conjunto de esos años. Si la compensación es en acciones, dichas acciones se deberán mantener al menos por un período de dos años.
  3. Que exista una tasa sobre estos bonus que sirva para crear un fondo de compensación (algo similar a un fondo de garantía de depósitos) en caso de que las cosas se tuerzan.
  4. La limitación en general de las cuantías de los bonus.
  5. Transparencia total en la concesión de las compensaciones. Actualmente la información sobre estas compensaciones es mínima y enrevesada.

Para que todo esto funcione debe realizarse a nivel global de lo contrario las limitaciones en un país determinado supondrán la huida generalizada de los bancos en busca de otros países más laxos en sus normas.

También habla Francia del posible incumplimiento de las promesas que hicieron los bancos cuando recibieron dinero del estado. En aquel momento se comprometieron a elevar la tasa de crédito en un 3%, cifra que no se va a cumplir. Lo mismo pasa aquí. Por mucho que el gobierno avise y los organismos internacionales recomienden, los bancos a lo suyo, riesgos los mínimos.


Presto

Ya sabeis que me gustan bastante las animaciones y he encontrado esta de Pixar que como siempre te da unas buenas risas.


Consorcio: bancario, de transportes, …

En otras ocasiones hemos hablado de formas de asociación que tienen entidad jurídica y que a cambio de ello obtienen ciertas ventajas. Para hoy hemos seleccionado otra fórmula de asociación que aparece muy a menudo en nuestra vida diaria.

Hablamos de los consorcios. ¿Quién no ha oido hablar del consorcio de transportes, o del consorcio de compensación de seguros? Hay muchos y muy variados, y su finalidad y objetivo es en la mayoría de ocasiones el mismo: el grupo hace la fuerza. Dicho de otra manera sería el obtener una mayor capacidad de negociación en su área de influencia a través de la asociación.

Si vamos al diccionario como suele ser habitual en estos casos, lo que encontramos como definición de consorcio es lo siguiente:

Asociación de varias empresas para obtener un resultado común, sin que sea preciso que los agrupados pierdan su propia capacidad e identidad jurídica, sino que se hace para un fin concreto y, por lo general, único.

Muy interesante el detalle de que los asociados no pierden su propia identidad jurídica. Como siempre la sutileza legal supera todas nuestras previsiones.

Dentro de los consorcios, encontramos asociaciones de carácter público como consorcios de turismo o los diferentes consorcios de transportes o de aguas de distintas ciudades. Pero también encontramos consorcios de carácter privado y hay uno que suele aparecer de manera repetida:

  • consorcios bancarios, su finalidad es la financiación y concesión de créditos a grandes empresas, que sería difícil y arriesgado realizar por un solo banco. Véase también la entrada sobre préstamos sindicados muy relacionada con ello.

Al fin y al cabo la utilización del recurso del consorcio es una buena manera de centralizar las preocupaciones comunes de un grupo de empresas englobadas en el mismo sector. Sirve de ayuda mutua y de forma de compartir experiencia, una forma muy positiva de avanzar.

Inversión vs Especulación

Son muchas las veces en que nos vemos en la encruzijada de manejar nuestros ahorros de la manera más productiva posible. No es cosa fácil para los que no somos expertos de las cosas de la economía, pero tampoco es menos cierto que incluso los más expertos también se equivocan e incluso se dedican al arte del engaño.

Pero siempre se distinguen dos caminos a la hora de rentabilizar el dinero:

  • por un lado están los que se conforman con unas rentabilidades más reducidas, a mayor plazo y con menor riesgo de perder dinero.
  • por otro lado están aquellos que buscan altas rentabilidades en poco tiempo a costa de soportar elevados riesgos.

Los primeros son lo que podemos englobar más en la clase de inversión, por ser a mayor plazo suelen estar centrados en el sector inmobiliario y en el empresarial. Se asocian a un estudio detallado de los activos de la inversión y se tiene vocación de estabilidad.

Los segundos se relacionan más con lo que se entiende por especulación. Si sale bien es el sueño de todo español: el gran pelotazo. Si sale mal puede suponer un duro revés económico. Para subirse a este tren hay que estar preparado tanto económica como mentalmente. Si no se sabe muy bien lo que se hace mejor abstenerse.

De acuerdo con el diccionario, la especulación es lo siguiente:

Acto consistente en aprovechar las alzas y bajas de cotización de los bienes sujetos a contratación en un mercado con vistas a obtener lucro. Cuanto más abiertos son los mercados más sofisticada resulta la especulación, toda vez que el alza o la baja de un bien puede preverse e incluso provocarse, según los intereses de los grupos de presión que así actúan. Otras veces la especulación se orienta a la compra y retención en espera de que se produzca escasez, o se compra en unos mercados con intención de vender en otros donde se espera conseguir un precio más alto (arbitraje).

Como se indica en la definición el objetivo es obtener el mayor beneficio de la manera más rápida posible y ésta es una gran diferencia con la inversión. En la especulación no se tiene ningún interés por conocer el bien en el que se invierte ni por seguir su gestión. Estas son características más ligadas a lo que arriba llamábamos inversión.

Por ello los instrumentos más típicos de especulación son las acciones negociadas en bolsa. La mayor parte de las veces el especulador no sabe ni en qué invierte. Sólo elige un precio de compra ante una noticia en espera de que se incremente para vender rápidamente y obtener su beneficio (en los últimos años muy de moda con los day traders).

Como hemos dicho otras veces en el blog a la hora de invertir el dinero hay que tener sentido común y estudiar con mucho detalle en lo que se invierte, con ello te ahorrarás muchos disgustos. Y si la rentabilidad que te prometen es muy alta y sin ningún riesgo ya puedes guardar tu dinero y salir corriendo.