Hablemos de interés

Se habla mucho de depositar confianza, pero nadie dice qué interés te pagan.

Manolito (amigo de Mafalda)

Cuentas abandonadas

Ayer mientras leía sobre el procedimiento de conformidad de saldo me topé con lo que ocurre con las cuentas cuando pasa mucho tiempo sin que tengan ninguna actividad.

En el argot bancario estas cuentas parece que reciben el nombre de cuentas abandonadas.

¿Cuándo se declara una cuenta abandonada?

Si no se ha producido ninguna actividad/movimiento después de 20 años.

¿Y qué ocurre con las cuentas abandonadas?

Las entidades de crédito están obligadas a informar al Ministerio de Hacienda de todas las cuentas en esta situación dentro del primer trimestre del año.

Por el artículo 18.1 de la Ley 33/2003, de 3 de Noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, el saldo de estas cuentas pasa a formar parte del patrimonio del Estado siendo gestionados por el Ministerio de Hacienda. Aquí está el párrafo que se refiere a este particular:

Artículo 18. Saldos y depósitos abandonados.

1. Corresponden a la Administración General del Estado los valores, dinero y demás bienes muebles depositados en la Caja General de Depósitos y en entidades de crédito, sociedades o agencias de valores o cualesquiera otras entidades financieras, así como los saldos de cuentas corrientes, libretas de ahorro u otros instrumentos similares abiertos en estos establecimientos, respecto de los cuales no se haya practicado gestión alguna por los interesados que implique el ejercicio de su derecho de propiedad en el plazo de veinte años.

Así que ya sabeis si teneis por ahí alguna cuenta en la que no hayais dado señales de vida en los últimos veinte años que sepais que en breve pasará a engordar las arcas del estado. Hay que decir que antes de que esto ocurra las entidades bancarias tienen la obligación de comunicar dicha situación al titular de la cuenta, con lo cual al menos te avisarán por si te has olvidado para que puedas reclamarla.

Por último me queda la duda de cuál es la cantidad de dinero que se declara en esta situación anualmente. He estado buscando alguna estadística pero no he sido capaz de encontrar nada, si alguien tiene alguna pista que me lo cuente en comentarios.

Más información:

Ministerio de Hacienda (Saldos y depósitos abandonados)
Procedimiento de notificación de saldos abandonados, Orden EHA/3291/2008 (pdf)

Euribor bajando

Para los que acabamos de revisar la hipoteca es un fastidio tener que esperar al menos seis meses (como es mi caso) hasta la próxima revisión para poder beneficiarnos de un Euribor en unos niveles más razonables. Sólo nos queda felicitar por su buena suerte a los que vayan a revisar en este mes o el que viene.

Mientras tanto nos quedan unos cuantos meses hasta la próxima revisión en los que vamos a tener que pagar unos intereses que todos los bancos están recibiendo con mucha alegría. Viendo además lo diferente que es ahora el Euribor (3,49% en Diciembre)  a hace tan sólo un mes (4,35% en Noviembre) o dos (5,24% en Octubre).

No me acuerdo donde leía el otro día que a los bancos se les ve el plumero mucho porque se quejan por todo, por la mala situación económica, por las dificultades de encontrar financiación, por la subida de la morosidad, etc. Por todas partes sale que necesitan ayudas. Ayudas del gobierno, de los clientes y hasta de los Reyes Magos. Peeeero… la realidad es que siguen haciendo su negocio independientemente de las condiciones, aquí están las dos cosas que más llaman la atención:

  1. Desde que han empezado a bajar los tipos del dinero automáticamente han empezado a bajar la remuneración de los depósitos que utilizaban como reclamo para captar dinero fresco.
  2. Se echa de menos esta misma prestancia en ajustar las ofertas de los préstamos hipotecarios. Si ya no les cuesta tanto el dinero a ellos sería adecuado que a nosotros no nos lo cobrasen tan caro. Pues mirando las ofertas de los préstamos hipotecarios no han variado prácticamente nada en los últimos meses cuando sí que se han producido cambios (a la baja) del precio del dinero.

Estos 2 puntos resumen el ABC del negocio bancario: capta dinero lo más barato posible y luego préstalo lo más caro que puedas.

En ese sentido no se puede decir nada porque su ideario lo llevan hasta las últimas consecuencias.

Fondepósitos

Hace algún tiempo que había oído de este tipo de fondos pero no le había prestado demasiada atención, ha sido hoy con un artículo en Cinco Días cuando lo he mirado un poco más en detalle.

Los fondepósitos parece que se están poniendo más de moda a la zaga de la guerra de depósitos en la que se encuentran actualmente las entidades bancarias. Con ello están buscando la captación de dinero fresco para aliviar los problemas de desconfianza que existen en el mercado interbancario.

Un fondepósito es un fondo de renta fija que permite invertir en depósitos generalmente de corto plazo (menor 1 año) con la ventaja de que se puede cambiar rápidamente de depósitos y beneficiarse de las variaciones de rentabilidad de los mismos. En el período en el que nos encontramos actualmente donde cada día se ven incrementadas las rentabilidades que ofrecen los depósitos puede ser un buen momento para invertir en un producto de este tipo.

Ventajas:

  • dinámico, se puede cambiar de estrategia de inversión en función de las condiciones del mercado. Esta característica es la que lo diferencia de los fondos monetarios puros.
  • bajo riesgo, aunque es un fondo de inversión los activos sobre los que invierte son fundamentalmente monetarios y por tanto de bajo riesgo.
  • fiscalmente beneficioso, no se tributará durante los cambios que mencionamos en el punto anterior (es igual que con cualquier fondo).

Desventajas:

  • comisiones, este es el punto flaco de este producto pues las rentabilidades que se obtengan se pueden ver seriamente reducidas si las comisiones aplicadas son altas. Si la inversión se hiciese directamente en los depósitos no existirían las comisiones. Por tanto, es muy importante conocer las comisiones y analizar si resultan realmente interesantes.

Fiscalidad.

Se tributará al 18% sobre las plusvalías de la venta –como en todos los fondos– una vez que se produzca el reembolso de las participaciones del fondo.

Más información: Ejemplo | Y otro ejemplo

Depósitos a interés creciente

Últimamente son cada vez más numerosas las ofertas de las entidades bancarias basadas en depósitos a interés creciente. Se trata como cualquier otra imposición a plazo fijo de un instrumento de elevada seguridad para la inversión y que en el panorama actual de variación tan acusada de tipos –impulsada por la inflación y la crisis crediticia– puede ser una buena alternativa.

En cualquier caso como todos los depósitos tiene ventajas y desventajas, para el caso de interés creciente unas lo son más que otras.

Ventajas.

  • instrumento de inversión de bajo riesgo.
  • exento de comisiones, en común con cualquier depósito.
  • para el caso particular de depósitos de interés creciente, se inicia el depósito con un interés el cual se va incrementando paulatinamente con el paso del tiempo. De esta manera se intenta evitar la posibilidad de contratar un depósito a un tipo de interés fijo que con el paso del tiempo pierda competitividad por la evolución de los tipos.

Desventajas.

  • la más importante para mi es que el periodo de contratación de este tipo de depósitos suele ser bastante largo, varios años (de 2 años en adelante). A pesar de tener asegurado un incremento en el interés tampoco te asegura que en poco tiempo te quedes desfasado.
  • pérdida de otras posibilidades de inversión al mantener el dinero invertido durante un largo período de tiempo, más grave aún si no hay posibilidad de cancelación anticipada.
  • y ojo con la TAE que a veces lo que en un primer vistazo puede parecer bueno luego mirando los números en detalle no lo es tanto.

A la hora de contratar este tipo de depósitos es necesario tener muy claras sus condiciones que pueden hacer cambiar la rentabilidad del producto:

  1. plazo del depósito (para que se note será mayor de 2 años).
  2. período de liquidación de intereses (mensual, trimestral, semestral, anual, …).
  3. tipo de interés inicial y diferencial de incremento (por ejemplo: medio punto cada año), además del período de revisión del interés.
  4. posibilidad de cancelación anticipada, aunque está puesto en cuarto lugar es uno de los puntos más importantes para permitir un cambio de estrategia de inversión. Si hay posibilidad de cancelación anticipada hay que ver si conlleva alguna penalización.

Fiscalidad.

Se trata de una imposición a plazo y como tal se considera rendimiento del capital mobiliario y por tanto tributa al habitual 18% en el IRPF. También a tener en cuenta que los intereses generados periódicamente están sujetos a una retención del 18%.

Más información: Ejemplo | Y otro

Imposiciones a plazo fijo (IPF)

Se están convirtiendo en el producto estrella de este año 2008. Debido a los problemas de liquidez de los bancos y cajas todos han emprendido una carrera por ofrecer diferentes versiones de este tipo de producto con el que captar fondos. Al tratarse de un producto de bajo riesgo tiene también un fuerte tirón entre los clientes en esta época de inestabilidad económica.

La imposición a plazo fijo o depósito es un producto muy similar a las cuentas de ahorro pues promete unos intereses a cambio del dinero inyectado al banco pero va un poco más allá pues impone una pérdida de liquidez durante el período de contratación del depósito (el dinero no se puede tocar). Una vez transcurre el período del depósito (puede variar desde días, meses, hasta varios años) el dinero se recupera en la cuenta, pero durante el plazo de imposición no se puede retirar a no ser que se esté dispuesto a asumir la penalización correspondiente (muy habitualmente la pérdida de toda o una parte de la rentabilidad prometida). Durante el plazo del depósito se recibirán los intereses correspondientes acordados de antemano, la liquidación de los intereses también puede variar según el depósito pudiendo percibirse por períodos transcurridos (por ejemplo mensualmente si el plazo es superior) o al finalizar la imposición. Fiscalmente están afectados por la misma retención del 18% que las cuentas de ahorro.

Y es que si ahora mismo miras un poco las diferentes ofertas existentes comprobarás que hay multitud de modalidades de depósitos. Aquí si que es muy necesario lo de “busque, compare y si encuentra algo mejor ….”. A grandes rasgos podríamos clasificar los siguientes tipos:

  • depósitos a interés fijo, ofrecen un interés fijo (normalmente mejor que las cuentas de ahorro) durante un plazo que varía aunque lo más normal es: mensual, a 6 meses, a 12 meses, a 2 años.
  • depósitos a interés creciente, comienzan con un interés que se mantiene durante una parte del plazo y conforme transcurre el tiempo el interés se va incrementando. Suelen ser de varios años.
  • depósitos estructurados, normalmente están compuesto de una rentabilidad con un interés fijo y luego un diferencial variable que puede incrementar esta rentabilidad fija en función de la evolución de otro determinado producto (cesta de acciones, índice bursátil, campeón de Liga, etc).
  • depósitos garantizados, inicialmente no se sabe la rentabilidad final pues ésta puede ser: una rentabilidad reducida u otra superior en función de que se cumpla una determinada condición (por ejemplo: que el valor de una acción suba más de un 20%).

Las 2 desventajas principales de los depósitos residen en la congelación durante un período más o menos largo de una elevada suma de dinero. Durante este período pueden ocurrir cosas:

  1. la evolución de la inflación, ahora mismo ya es difícil encontrar un depósito que ofrezca una rentabilidad superior a la inflación. Si además la inflación continúa elevándose, la pérdida de valor del dinero se hará aún mayor.
  2. la evolución de los tipos de interés, si los tipos de interés suben se puede estar perdiendo la oportunidad de invertir con rentabilidades superiores al estar pillado con el depósito. Por ello cada vez son más populares los depósitos de interés creciente que protegen algo contra este problema.

Más información: Información actualizada sobre depósitos