G20 de transición en Toronto

Así podríamos titular el resumen de la cumbre del G20 que acaba de concluir en Toronto y que se ha celebrado durante el fin de semana los días 26 y 27 de Junio de 2010.

En una primera fase esta cumbre de Toronto parecía anunciar la creación de 2 bloques opuestos dentro del G20:

  • por un lado aquellos que quieren que se mantengan los estímulos económicos durante más tiempo en espera de que el crecimiento económico se haga fuerte, las cifras de desempleo bajen y el crédito se recupere. Aquí está principalmente Estados Unidos y los países emergentes que subrayan que frenar el crecimiento puede hacer recaer la economía de nuevo.
  • por otro lado aquellos que creen que ya ha llegado el momento de apretarse el cinturón y que piensan que mantener el mismo ritmo de gasto puede llevar a algunas economías a la bancarrota. Los más destacados aquí están en el bloque de la UE, como Alemania.

Finalmente se ha llegado a una solución de compromiso que mantiene una línea continuista que ha encajado más o menos con las pretensiones de unos y otros sin que se haya roto la cohesión. Ya sabemos de otras veces que una de las frases más repetidas de estas cumbres es que para solucionar esta crisis global es necesario actuar de manera coordinada para crear ese “marco de crecimiento sostenible, fuerte y equilibrado” que el G20 define como objetivo. Si cada uno hace la guerra por su cuenta nos encontraremos con consecuencias desagradables. Tendrán que hacer encaje de bolillos porque mantener el crecimiento recortando los estímulos a la economía se antoja difícil.

De la declaración final, podemos destacar las siguientes conclusiones principales:

  1. El acuerdo de reducir el deficit fiscal a la mitad para 2013 y encontrar el equilibrio presupuestario para 2016. Aquí se hace la puntualización de que aquellos países que tengan mayores deficits son los que tienen que acometerlos más rápidamente. Los que tengan una mejor situación de deficit deben mantener los estímulos el mayor tiempo posible.
  2. Sobre la posibilidad de castigar a las entidades bancarias (están en la diana como principales responsables de la crisis y el déficit) con un impuesto sobre las transacciones financieras se deja que cada país tome la decisión que considere oportuna. No podía llegarse a un compromiso solidario porque hay muchos países que no han ayudado a sus bancos y no ven justo castigarlos.

Decimos que es una cumbre de transición porque la mayor parte de las decisiones fundamentales se han retrasado hasta la nueva cita que se producirá los días 11 y 12 de Noviembre en Seúl. Para esa nueva fecha se han dejado en el tintero asuntos fundamentales:

  • el proyecto de revisión de la regulación financiera, que se traduce en: una supervisión más efectiva de las entidades financieras; el establecimiento de planes de resolución de problemas críticos en la economía global, y finalmente una mayor transparencia a nivel internacional y la existencia de mejores mecanismos de evaluación de riesgos entre pares.
  • los nuevos parámetros para el capital social y de liquidez de las entidades bancarias de acuerdo con las normas que está actualmente preparando el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (BCBS). A entrar en vigor antes de fin de 2012.
  • llegar si es posible y de una vez por todas a un acuerdo para un marco global de libre comercio en las conversaciones de la OMC en la Ronda de Doha.

Seguimos pensando lo mismo: la impresión que da es que de estas cumbres salen muchas propuestas de buenas intenciones pero que luego resultan difíciles, por no decir imposibles, de llevar a cabo. Ejemplo de ello es la necesidad de una reforma en la regulación financiera que lleva aquí desde el primer minuto de la crisis y sigue sin pasar de una mera idea abstracta.

Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) (y II)

Ayer hablábamos del funcionamiento del Consejo de Estabilidad Financiera, organismo sucesor del Foro de Estabilidad Financiera, que se ha establecido para reformar las normas de regulación financiera. Mencionamos cuales son los objetivos principales que tiene asignados y su estructura organizativa.

Hoy vamos a entrar un poco más en los detalles de cuales son las iniciativas que ha propuesto hasta ahora para cumplir con sus funciones. Entre los pasos que se han acometido podemos destacar:

  • se han iniciado trabajos para hacer más transparentes las normas de contabilidad de los instrumentos financieros. Especialmente la provisión de pérdidas por préstamos fallidos y la transparencia en la información de los hedge funds. También se espera conseguir una mayor transparencia en los informes de las agencias de calificación, aunque este es un tema que sigue profundamente afectado por los conflictos de intereses de estas empresas, que recordemos son empresas privadas.
  • en lo relativo a los hedge funds, se ha hecho especial hincapié en la imposición de una serie de principios regulatorios que se apliquen de manera coherente en todos los países.
  • se han revisado al alza los requisitos de capital y liquidez de las entidades bancarias, especialmente en épocas de bonanza para crear un mayor colchón con el que hacer frente a los malos tiempos.
  • desarrollo de un nuevo protocolo para el intercambio de información entre las diferentes entidades supervisoras y regulatorias.
  • se ha comenzado a trabajar en el desarrollo de un sistema de revisión de cada país para comprobar el grado de cumplimiento de las normas de supervisión y regulación internacionalmente aceptadas. Si se detecta un país con problemas de cumplimiento se le hará un seguimiento especial.
  • en marcha la creación de un borrador con los requisitos que deberán incluir las entidades en la elaboración de sus planes de contingencia ante una crisis.
  • mejora de las herramientas de análisis de riesgos sistémicos, con ellas se podrá decidir de forma razonada si la caída de una entidad puede provocar un efecto domino en la economía y tomar decisiones basadas en ello.
  • revisión de los principios que rigen las políticas de compensación, encaminados a dar un mayor control sobre los mismos a entidades reguladoras y accionistas de las empresas.
  • iniciativas para reducir la complejidad de los instrumentos financieros, ya sabemos que parte de la burbuja crediticia estaba basada en vehículos de inversión complicados de entender incluso para los propios expertos.

Esto es sólo un extracto de los pasos que está llevando a cabo, que son muchos, aunque hecho en falta otro objetivo que vaya encaminado a conseguir una mayor transparencia en las empresas que se negocian en mercados de valores. Muchas veces nos enteramos a toro pasado que se ha jugado con información falsa o se ha usado información privilegiada.

Igual que esta reflexión seguro que hay muchas más y todas podrían ocupar un lugar en los puntos a revisar pero está claro que hay que empezar por algo y luego mejorarlo. También hay que ser conscientes de que una vez que mejora el entorno estas normas se van olvidando hasta que vuelve a ocurrir otro desastre.

Consejo de Estabilidad Financiera (FSB)

Desde la cumbre del G-20 de Londres, en Abril de 2009, el Foro de Estabilidad Financiera (FSF) — existente desde 1999 — pasó a denominarse Consejo de Estabilidad Financiera (FSB). Su sede actual está en Basilea (Suiza).

Pero no fue sólo un cambio de nombre, también incluyó una serie de cambios en las funciones a desempeñar.

Como cada día nos llegan informes y análisis de la economía de diferentes organismos, no podemos dejar de fijarnos en esta nueva entidad que además está directamente relacionada con una de las coletillas repetidas en todos los foros: la reforma de los normas y organismos internacionales de regulación financiera.

De la regulación financiera ya hemos hablado aquí en varias ocasiones y es que es un tema que nunca llueve a gusto de todos. Durante la época de bonanza la regulación fue haciéndose cada vez más laxa para aprovechar al máximo las oportunidades en los mercados financieros. Una vez que la burbuja de crédito estalló todas las voces han saltado pidiendo una reforma integral de la regulación que establezca unas férreas normas de control. Pero es ley no escrita que una vez que mejoren las cosas todo volverá a su cauce y la relajación de las normas establecidas se hará patente de nuevo.

No es este un tema fácil de abordar y por ello que se haya intentado centralizar a través de este consejo. Dentro de las misiones que se le han asignado podemos destacar las siguientes:

  • identificar y preveer las acciones necesarias para enfrentarse a las vulnerabilidades del sistema financiero.
  • promover la coordinación e intercambio de información entre las autoridades responsables de la estabilidad financiera.
  • controlar y aconsejar en la introducción de nuevos productos en el mercado financiero.
  • controlar y aconsejar sobre los mejores estandares de regulación financiera.
  • poner pautas que sirvan de guia y apoyo a la constitución de estamentos de supervisión.
  • gestionar planes de contingencia para la gestión de crisis transnacionales.

Para llevar a cabo todas estas funciones se han diseñado varios órganos dentro del FSB, que son:

  1. un comité de gobierno, encargado de fijar los objetivos a largo plazo del FSB. Actualmente presidida por Mario Draghi que tiene un pasado algo en entredicho por haber trabajado previamente en alguno de los bancos de inversión americanos más nombrados en la crisis.
  2. un comité permanente de gestión de vulnerabilidades del sistema financiero, encargado de detectar las vulnerabilidades y proponer soluciones para evitarlas.
  3. un comité permanente para la coordinación de las actividades de regulación y supervisión, servirá de nexo entre las diferentes organizaciones nacionales.
  4. un comité permanente para la implementación de estandares, se encargará de revisar los avances de cada uno de los países en las normas que se vayan estableciendo.

Continuará…


Cumbre G7 del 2010 en Canada

Aunque prácticamente no nos hemos enterado, durante este fin de semana se ha celebrado la cumbre anual del G7 en Iqaluit, en territorio canadiense. Ya sabemos que el G7 está compuesto por: Canadá, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Japón. También sabemos que su papel en el contexto económico internacional ha perdido empuje a manos del G20.

De todas formas siguen manteniendo la agenda de reuniones entre los ministros de finanzas y los responsables de bancos centrales de estos países para debatir sobre los problemas económicos.

La conclusión de la cumbre ha sido bastante positiva pues reafirman una mejoría, lenta pero mejoría al fin y al cabo, de la situación económica internacional. Se comprometen a continuar trabajando para que esa mejoría transitoria sea definitiva y se pongan las bases para no volver a caer en los mismos errores en el futuro. Responsabilizan muy directamente a las instituciones financieras y esperan que paguen por sus errores. Se felicitan porque el G7 tomó un papel protagonista cuando estalló la crisis, aconsejando una serie de medidas urgentes para atajar la situación que según su valoración fueron muy acertadas.

Esta conclusión me parece demasiado “bondadosa” tal y como está el panorama, en especial las dudas que se ciernen sobre la capacidad de hacer frente al deficit de varios países de la eurozona.

En esta pasada cumbre se han vuelto a tratar temas que siguen siendo fundamentales para el futuro más cercano:

  1. Reformas fiscales,
  2. Reformas en regulación financiera internacional,
  3. Revisión y seguimiento efecto de las medidas financieras extraordinarias,

En el tema de reformas de regulación, existe especial preocupación con las garantías de capital a exigir a las entidades financieras. Este tema está sobre la mesa desde hace ya tiempo y se viene repitiendo sin que por ahora se plasme en nada concreto.

Referente a la revisión de las medidas financieras extraordinarias, hay que ser muy cautos porque la retirada precipitada de estas medidas sin que la economía esté completamente recuperada puede ocasionar más perjuicios que beneficios.

Como punto especial en este cumbre se ha tratado la situación de Haití y todos los países se han comprometido a perdonar las deudas con Haití, y fomentar que lo mismo lo hagan el resto de la comunidad internacional.