Activos: circulante, fijo, …

El título lo dice todo, hoy el tema va de activos. En el mundo empresarial muchos de los análisis que miden el estado de salud de las compañías se basan en el estudio de la estructura de activos de las mismas. Es todo un mundo el desgajar los diferentes elementos que los componen pero no vamos a llegar a tanto, para eso ya están los analistas, aunque de ellos no nos podamos fiar demasiado.

Nosotros nos vamos a conformar con entender un poco de que se habla cuando se dice que se tienen estos u aquellos activos. La definición de diccionario es para este concepto particularmente útil:

 

Conjunto de elementos o valores transformables en moneda de que dispone una empresa, que afectan en sentido positivo a su situación patrimonial.

 

En resumen, todo lo que suma.

Dentro de los activos se pueden distinguir distintas clases y de las que más se oyen habitualmente destacaríamos estos:

  1. Activo circulante, se trata de la parte de un negocio considerada como líquida por estar compuesta por dinero físico que la empresa dedica a sus necesidades más inmediatas: caja, efectos a cobrar, clientes, suministros. También recibe el nombre de activo corriente
  2. Activo fijo, es aquella parte de un negocio considerada como estable, por estar compuesta por bienes de larga duración que se adquieren con vistas a su utilización como medio para hacer posible el ciclo productivo: inmuebles, mobiliario, vehículos, patentes y marcas, etc. También recibe el nombre de activo inmovilizado.

Si la situación de activos de la empresa es sana las opciones de negocio son buenas. Siempre los activos hay que ponerlos en contraste con la situación de pasivo. Un buen equilibrio entre ambos es lo que hace que una empresa funcione. Hay que saber cuando es necesario ser conservador y cuando es posible arriesgar, cometer errores en esta estructura puede acabar en una mala valoración, y en casos extremos la suspensión de pagos y la quiebra.

Anuncios

Cuentas abandonadas

Ayer mientras leía sobre el procedimiento de conformidad de saldo me topé con lo que ocurre con las cuentas cuando pasa mucho tiempo sin que tengan ninguna actividad.

En el argot bancario estas cuentas parece que reciben el nombre de cuentas abandonadas.

¿Cuándo se declara una cuenta abandonada?

Si no se ha producido ninguna actividad/movimiento después de 20 años.

¿Y qué ocurre con las cuentas abandonadas?

Las entidades de crédito están obligadas a informar al Ministerio de Hacienda de todas las cuentas en esta situación dentro del primer trimestre del año.

Por el artículo 18.1 de la Ley 33/2003, de 3 de Noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, el saldo de estas cuentas pasa a formar parte del patrimonio del Estado siendo gestionados por el Ministerio de Hacienda. Aquí está el párrafo que se refiere a este particular:

Artículo 18. Saldos y depósitos abandonados.

1. Corresponden a la Administración General del Estado los valores, dinero y demás bienes muebles depositados en la Caja General de Depósitos y en entidades de crédito, sociedades o agencias de valores o cualesquiera otras entidades financieras, así como los saldos de cuentas corrientes, libretas de ahorro u otros instrumentos similares abiertos en estos establecimientos, respecto de los cuales no se haya practicado gestión alguna por los interesados que implique el ejercicio de su derecho de propiedad en el plazo de veinte años.

Así que ya sabeis si teneis por ahí alguna cuenta en la que no hayais dado señales de vida en los últimos veinte años que sepais que en breve pasará a engordar las arcas del estado. Hay que decir que antes de que esto ocurra las entidades bancarias tienen la obligación de comunicar dicha situación al titular de la cuenta, con lo cual al menos te avisarán por si te has olvidado para que puedas reclamarla.

Por último me queda la duda de cuál es la cantidad de dinero que se declara en esta situación anualmente. He estado buscando alguna estadística pero no he sido capaz de encontrar nada, si alguien tiene alguna pista que me lo cuente en comentarios.

Más información:

Ministerio de Hacienda (Saldos y depósitos abandonados)
Procedimiento de notificación de saldos abandonados, Orden EHA/3291/2008 (pdf)