Rescate financiero

Hoy quería hablar un poco de un término que después de pensarlo mucho no sé como no ha salido antes por aquí. La verdad es que aparece muy a menudo en la prensa económica y hace tiempo que lo escuchamos en radio y televisión a todas horas.

En los últimos tiempos se ha pasado de rescatar bancos y empresas aseguradoras, que fueron las que marcaron los primeros pasos de esta crisis, para ponerse a rescatar países.

El término rescate financiero no se había usado tan frecuentemente como actualmente desde hace mucho tiempo pero hubo épocas pasadas en las que su uso fue también frecuente. En inglés el término de significado más parecido sería bailout, y si leeis cualquier periódico anglosajón lo vereis hasta en la sopa.

Las connotaciones del término inglés son siempre especiales por la forma que tienen de gradar los riesgos. Para mi resulta muy difícil conseguir ver la diferencia cuando manejan por ejemplo bailout frente a otras ocasiones en las que utilizan bank rescue para cosas aparentemente iguales.

En términos económicos, el rescate financiero se aplica cuando es necesario inyectar una cantidad importante de dinero para evitar que una entidad financiera (sea un banco, una gran aseguradora, o incluso un país) llegue a la quiebra. Este rescate a pesar de ser un mal negocio para el rescatador es un mal menor para evitar que se produzca un efecto dominó que lleve a todo el sistema hacia un agujero sin fondo.

Establecer el límite entre donde es realmente necesario efectuar un rescate y donde no lo es es uno de los puntos más difíciles a determinar, pero el número de variables a estudiar para tomar la decisión es muy grande. Se acusa, a toro pasado, que la decisión de no rescatar el banco privado Lehman Brothers puede haber hecho que esta crisis haya adquirido las proporciones que estamos viviendo a estas alturas.

Por otro lado, se acusa a los grandes beneficiados de los rescates de haber actuado de manera irresponsable y de haber salido completamente indemnes a costa del dinero que los contribuyentes han tenido que poner. Siendo estos últimos los grandes perjudicados tanto por un lado (poniendo dinero) como por otro (por ejemplo: viendo como las condiciones para conseguir un préstamo son cada vez más duras).

Desde el estallido de la crisis en todas las listas de mejoras del sistema financiero siempre ha salido el mejorar y acelerar la valoración a la hora de realizar un rescate, haciéndolo lo más justo posible. Con las complejidades que entraña no lo veo fácil y hasta ahora no he visto pasos para ello: valga como ejemplo los dimes y diretes hasta que se acordó el rescate de Grecia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: