Los depósitos bancarios vuelven a la carga

Desde hace unas semanas que los bancos se han lanzado a una guerra por captar fondos. No sabemos exactamente a que se debe este repentino interés por nuestros ahorros cuando han pasado casi 2 años desde que las ofertas de depósitos iniciasen un descenso que no parecía tener fin.

Parece que ha llegado el momento de volver a tener en cuenta este producto financiero como elemento de inversión. Como otras veces hemos comentado el atractivo de las IPF es su alta seguridad, más aún si tenemos en cuenta que el límite de dinero asegurado por el fondo de garantía de depósitos se incrementó al inicio de la crisis hasta los 100.000 euros por titular y entidad bancaria. Por contra las rentabilidades suelen ser inferiores que en otros productos.

Las posibles explicaciones a este cambio de tendencia podrían estar resumidas en los siguientes puntos:

  1. La mejora de las perspectivas económicas. Muchos de los países más desarrolladas ya han confirmado su salida de la recesión y los datos de consumo mejoran trimestre a trimestre. También los datos de las encuestas indican que la percepción de la economía de la población española ha mejorado respecto a los últimos años.
  2. La estabilidad de los mercados financieros. Una vez pasado el tsunami inicial y las tensiones en el mercado interbancario los gobiernos y organismos internacionales han cerrado el grifo de ayudas a los bancos y estos tendrán que buscar el dinero de otro sitio.
  3. Las previsiones de un incremento de los tipos de interés. En el área euro el BCE ya viene avisando que no volverá a bajar los tipos y que una vez controlada la crisis no se pueden mantener durante mucho tiempo unos tipos tan bajos que podrían disparar la inflación. Las previsiones indican que en el último trimestre del año se puede producir la primera subida de tipos de los últimos tiempos.

Nunca una decisión estrátegica de este tipo se toma por un sólo factor, suele ser el resultado de un cúmulo de condiciones que propician el cambio de situación.

A este cambio no podemos responder de otra manera que aprovechando al máximo la guerra de ofertas que se está produciendo. Los bancos quieren conseguir la confianza de los clientes para que estos depositen sus ahorros.

  • No hay que dejarse llevar por las prisas y hay que estudiar las ofertas concienzudamente.
  • No todo es la rentabilidad, también hay que fijarse en el resto de condiciones: las condiciones de cancelación anticipada, periodo de liquidación de intereses, posibilidad de renovación, plazo del depósito, etc.
  • Además en muchas ocasiones los depósitos exigen una cierto compromiso de permanencia que puede ser contraproducente cuando, en un mercado tan dinámico como el actual, aparezcan mejores ofertas y no podamos optar a ellas.
  • Si para conseguir una determinada rentabilidad hay que contratar otros productos mucho cuidado porque podemos estar invirtiendo en productos que no son interesantes y que implican un riesgo no deseado.

Pero desde luego y como colofón si tenemos algún ahorro hay que aprovechar estos resquicios que nos da la crisis para exprimir los euros que tanto trabajo cuesta ganar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: