La familia Rothschild (II)

Terminamos la anotación anterior refiriéndonos a las buenas amistades que estaba empezando a labrar el padre de la saga Rothschild, Mayer Amschel.

Su negocio de cambio de monedas le puso en contacto con Guillermo I de Hesse-Kassel, príncipe elector de Hesse-Kassel, con jurisdicción sobre Frankfurt. Guillermo I era un ávido coleccionista de monedas, contaba con una importante fortuna y lo que es más importante desarrollaba negocios de todo tipo que continuaban aumentando su fortuna. Los negocios a los que se dedicaba pasaban por:

  1. el alquiler de mercenarios (los hessenianos tenían muy buena formación militar y una fama reconocida) para las múltiples guerras que había en curso por esta época (recordar que estamos hablando de finales del siglo XVIII),
  2. y también el préstamo de capital para los soberanos de los distintos estados (principalmente Inglaterra) que se encontraban inmersos en campañas militares y necesitaban gran cantidad de dinero para sufragarlas.

Poco a poco fue trabando amistad con Guillermo y sus tesoreros, a pesar de la inicial desconfianza de esa época hacia un judio. A partir de 1790 empezó a gestionar una pequeña parte de los negocios del elector lo que le supuso un mayor reconocimiento social y beneficios a través de comisiones al manejar sumas de dinero considerables.

Resumiendo podemos decir que a finales del siglo XVIII estaba manejando una gran parte de los negocios de Guillermo I y era internacionalmente conocido entre los gobernantes más importantes de Europa. Su patrimonio le permitía incluso realizar préstamos a estos mismos soberanos. Además sus 5 hijos (también tenía 5 hijas pero estas no participaban en los negocios) ya eran mayores y habían ido aprendiendo el negocio.

En este momento decide que para que la empresa familiar siga creciendo necesita posicionar a cada uno de sus hijos en las 5 ciudades más importantes financieramente hablando. De este modo crea sucursales en Londres, París, Nápoles, Viena y la casa madre en Frankfurt.

Con esta acción la familia Rothschild se va a dividir en 5 ramas de las cuales las más importantes para el futuro van a ser las de Londres y París. Además Mayer va a imponer unas normas a seguir para el buen funcionamiento de la empresa que luego se revelarían como fundamentales:

  • todas las sucursales se apoyarán mutuamente y se aconsejarán en las operaciones complejas.
  • matrimonios endogámicos (entre primos, tios, sobrinos, etc ) para que el negocio se mantuviese dentro de la familia. Inculcó entre sus hijos que la familia es el eje principal de la empresa.

Pero a todo este entramado le faltaba un golpe de efecto para convertirse en una saga auténticamente irrepetible. Eso es lo que veremos en la próxima entrega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: