Depresión económica

Aunque muchas veces se utiliza la expresión depresión para referirse a un estado de ánimo de las personas, no es a este sentido al que nos queremos referir aquí pues no está dentro de la temática habitual, aunque es cierto que ambos sentidos tienen muchos paralelismos.

Desde luego tal y como van las cosas cada vez se empieza a escuchar más la palabra depresión en el sentido económico.

La madre de todas las depresiones económicas es la “Gran Depresión” que se produjo a partir de Octubre de 1929 después del crack de la bolsa en Estados Unidos. Esta depresión duró más de 10 años y supuso la pérdida de millones de empleos y la congelación de cualquier desarrollo económico durante ese período. Las decisiones tomadas para aliviarla fueron completamente equivocadas, una de ellas fue el impulso del proteccionismo comercial, algo que está sonando muy fuerte también en los últimos días.

Pero ¿qúe significa técnicamente la palabra depresión?. Pues recurriendo como siempre al diccionario tenemos la siguiente definición:

Es un ciclo económico que se caracteriza porque la actividad económica entra en un período de actividad productiva y comercial por debajo de los límites usuales, lo que incrementa el desempleo, desciende la demanda y los precios y aumenta la pérdida de confianza, entre otros factores. Puede producirse a partir de una expansión frenada o en una fase prolongada de crisis.

Por tanto, para llegar a la depresión hay que atravesar primero una serie de etapas que pueden ser más o menos rápidas:

  1. En primer lugar se debe pasar a través de un período de prosperidad económica (expansión).
  2. En un momento dado esta expansión se frena y se entra en un período de crisis económica.
  3. Conforme la crisis se va desarrollando, la situación se puede agudizar y entonces se llega a una fase de recesión, algo que ya está sucediendo en un gran número de países.
  4. Finalmente, si esta situación se prolonga en el tiempo se llega a la depresión.


¿Y ahora qué?

Una vez llegados a la depresión económica (aunque nadie lo quiera admitir), la salida de la misma no es nada fácil como se ha demostrado en la historia económica, en general la recuperación es un proceso muy lento. Cada depresión está marcada por unos factores detonantes y por un entorno social completamente diferentes, por tanto no hay antídoto universal.

Nunca hasta ahora se ha vivido una depresión como la que parece que se sobreviene en estos momentos: una desarrollada dentro del mundo globalizado en el que vivimos.

Si alguien tiene ideas para atajar la situación y no se dedica a la política (ya sabemos que los políticos esto lo solucionan de un plumazo) puede ser un buen momento para comentarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: