Nacionalización

Vaya palabra más rara, no termino de hacerme con ella pero a fuerza de oirla a todas horas los últimos días voy a tener que incluirla en las anotaciones para que no se me olvide y para que quede constancia de que en estos momentos se está echando mano de todos los instrumentos disponibles para reconducir la economía.

Como siempre a la hora de aclarar estos “palabros” lo que mejor funciona es recurrir al diccionario. En este caso aparecen dos acepciones principales y la que me venía más a la mente de primeras es la segunda, que no corresponde con el sentido que se está utilizando ahora. Aquí está la primera:

Traspaso de determinados sectores privados a la dependencia de organismos públicos.

y la segunda (me encaja más como expropiación):

Embargo de empresas, capitales, inversiones, derechos, etc., que hacen determindos países con respecto a las inversiones de extranjeros en el territorio nacional.

Leyendo, leyendo, la primera definición es la que más encaja con el sentido de las acciones que están tomando en estos momentos todos los gobiernos de la UE. La creación de fondos de dinero preparados para comprar acciones de las empresas que se encuentren en problemas (ahora mismo se trata de los bancos) en caso de ser necesario. Una vez que un comprador como el estado se hace con una parte sustancial de la empresa entrará a formar parte de los órganos de decisión de la misma y aquí ya hablaremos de nacionalización.

Con la entrada de un estado en la empresa el riesgo de la misma baja mucho porque se ve respaldado por un gobierno, esto debería servir para recibir créditos y recuperar la actividad que pudiese haber quedado paralizada, mucho más en el caso de un banco.

El concepto de nacionalización lo veo un poco en contraposición al de privatización. En una privatización alguna empresa previamente gestionada por el estado (pública) pasa a manos privadas lo que supone una transformación muy fuerte en el funcionamiento de la misma. En no pocas ocasiones estos cambios de gestión provocan fuertes reacciones por parte de la sociedad en general.

Ahora mismo la nacionalización a los que menos parece gustar es a las propias empresas susceptibles de sufrirla, pues de ese modo perderán el control de la misma y deberán empezar a contar con la (habitualmente) lenta burocracia del estado para cualquier toma de decisiones.

Pero, llegados a esta situación no tienen otra alternativa si las cosas se ponen realmente mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: