Quiebra

Aunque son múltiples las empresas del sector inmobiliario y constructor que están atravesando en los últimos meses una situación crítica en ningún caso todavía se ha llegado al escenario de quiebra. En la mayoría de los casos (Llanera, Grupo Lábaro, Cosmani, SEOP, Urazca, Temple, Drac, Promodico) se ha recurrido al concurso de acreedores de manera voluntaria con la suficiente antelación para evitar el mal mayor que sería la declaración de quiebra.

Según el diccionario se produce la quiebra en la siguiente condición:

Situación en la que una persona o empresa no puede, aunque liquide todos sus bienes, obtener efectivo suficiente para atender los pagos pendientes como consecuencia de que el pasivo es superior al activo. En el momento en que el juez decreta la quiebra, el quebrado pierde el derecho de administrar sus bienes.

Y dentro de las quiebras se pueden producir distintos tipos:

  • quiebra culpable, aquella en la que sin ser intencionada, se produce por una mala administración, despilfarro, etc., del quebrado.
  • quiebra fortuita, aquella debida a que sobrevienen infortunios casuales que reducen el capital hasta el punto de no poder satisfacer en todo o en parte las deudas.
  • quiebra forzosa, la que es solicitada por los acreedores.
  • quiebra fraudulenta, aquélla que ha sido provocada por el quebrado con fines delictivos.
  • quiebra voluntaria, en la que es el propio quebrado el que la solicita voluntariamente.

También parece importante las diferencias existentes entre la quiebra y la declaración de concurso de acreedores. Aunque ambos son procedimientos jurídicos regulados bajo la Ley Concursal 22/2003 de 9 de Julio, tienen muchos matices y es difícil concretar totalmente pero sí que hay algunos puntos que son claros:

  1. mientras el concurso de acreedores se solicita para intentar salir de una mala situación temporal (transitoria) en la quiebra no existe la posibilidad de salir de esta situación (definitiva) y se da por concluida la actividad con la liquidación de la empresa y el pago de las deudas.
  2. en la quiebra el quebrado queda inhabilitado para continuar con sus funciones en la empresa mientras que en el concurso de acreedores los gestores todavía tienen capacidad de maniobra y negociación.

Como característica importante de la quiebra está la creación de una “masa activa” que aglomera todos los activos de la empresa que responderán frente a la “masa pasiva” que está compuesta por todos los acreedores solidariamente.

Más información: La quiebra en Consumer.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: