Titulización de créditos hipotecarios

Últimamente, no se si porque cada vez me fijo más en estos detalles vengo viendo que se ofrecen cantidad de productos financieros basados en titulizaciones de activos. El caso que se ve ahora más habitualmente es el de titulación titulización de créditos hipotecarios. Entorno a esto se ha generado el agujero de las hipotecas subprime.

Parece que esto no ha sido suficiente y los bancos siguen emitiendo este tipo de productos como forma alternativa de financiación al encontrarse el mercado interbancario en un momento delicado. Parece que los inversores no han aprendido la lección. Suele pasar, se le cambia un poco el nombre al asunto y ya nadie se acuerda de subprime, sólo se le recuerda que es un bono de renta fija con calificación AAA y el ahorrador traga.

La titulación como su propio nombre indica transforma una selección de la cartera de créditos hipotecarios de la entidad bancaria en títulos (generalmente bonos u obligaciones) y los coloca en el mercado de renta fija privada. Esta titulización se articula a través de un mecanismo un poco extraño creando un fondo de titulización con unas características especiales contra el que se emiten los bonos respaldados por los créditos (puede ser el tuyo o el mio).

Al tratarse de productos de renta fija se asume que su riesgo es bajo pero eso no es completamente cierto. Para asegurar el riesgo estas titulaciones deben incluir la calificación correspondiente de las agencias de rating, pero eso ya hemos visto que tampoco nos debe cegar pues todos los fondos de títulos basados en créditos subprime habían obtenido altas calificaciones.

Para los bancos es un negocio redondo pues:

  • recupera el dinero que ha prestado en forma de créditos hipotecarios de manera prácticamente instantánea sin tener que esperar los x años de la hipoteca y además sin el riesgo de impago que podría conllevar.
  • además traspasa el riesgo de impago de la hipoteca al tenedor de los bonos, si los créditos fallan los poseedores de bonos se quedan con dos palmos de narices.
  • todo ello sólo a cambio de perder una parte de la rentabilidad de los créditos, que se transforma en los cupones ofrecidos como contraprestación de los bonos u obligaciones.

En principio se trata de productos, como se puede ver, de una complejidad importante y por ello están normalmente destinados a inversores especializados, no debiendo llegar al inversor particular. Probablemente no llegarán de manera directa, pero (siempre hay un pero) lo que ocurrirá será que algún fondo importante invertirá en estos bonos titulizados y luego el ahorrador de a pie invertirá en este fondo sin tener una idea muy clara del riesgo que el fondo asume por su participación en estas titulizaciones recayendo el riesgo finalmente sobre él de manera indirecta.

Así que a partir de ahora abriré muy bien los ojos para cualquier cosa que me suene a titulización de créditos hipotecarios y diré que con ese cuento a otro.

Más información: Ley sobre Fondos de Titulación Hipotecaria (CNMV) | Ejemplo (pdf)

Una respuesta

  1. […] hablaremos de las cédulas hipotecarias. El otro día resumía un poco el funcionamiento de la titulización de créditos hipotecarios (títulos emitidos por una entidad bancaria representando un grupo seleccionado de préstamos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: