Morosidad

De acuerdo con las últimas noticias y datos que se están viendo en los medios de comunicación la morosidad está aumentando de manera lenta pero sostenida durante los pasados meses camino de situarse alrededor del 2% durante el presente año 2008 y se prevee que llegue al 3% en el próximo año 2009. También se subraya que el nivel de morosidad en España es ciertamente bajo en comparación con otros países con lo cual la situación en este sentido es sana.

Según el diccionario de Banca se define morosidad como:

Lentitud, demora, falta de diligencia en el cumplimiento de un deber u obligación. En el ámbito financiero y comercial se conoce como morosa a la persona que demora repetidas veces el pago de las obligaciones contraídas, y, muy especialmente la que registra aceptaciones impagadas, se le conocen malos antecedentes e incumple todo tipo de contratos y deberes.

Me parece que está definición va un poco más allá de la morosidad de la que se está hablando en los medios. La morosidad que se está gestando los últimos meses se debe en su mayor parte a los incrementos de la cuota de las hipotecas y el hecho de que dichas hipotecas ya estaban en unos niveles de exigencia muy altos para el hipotecado. Ese punto más de exigencia que se ha añadido ha sido suficiente para que una pequeña parte de hipotecados no haya podido con esta carga y haya dejado de cumplir su obligación de pago. En cualquier caso no se trata de “morosos profesionales” como se apunta en la definición sino más bien de hipotecados en situación apurada. Si la situación económica mejorase un poco podrían hacer frente de nuevo a los pagos. Se dice que el español medio es incluso capaz de dejar de comer con tal de estar al corriente del pago de su hipoteca y creo que es bastante cierto.

En esta tesitura lo único que se puede hacer es intentar que los impagos sean los mínimos posibles y no recaer en intereses de demora que si que son realmente peligrosos por incrementar exponencialmente la deuda. A partir de ahí ya la situación personal y familiar de cada individuo es la que debe conducir las decisiones a tomar que en algunos casos serán dolorosas pero que en todo caso deben ser razonadas y no llevadas por la premura e incomodidad de la situación. Hay diferentes opciones que el banco estará dispuesto a negociar antes que entrar en el procedimiento legal de impago, por ejemplo: refinanciación, ampliación de la hipoteca, … (las anteriores aunque no sean muy buenas opciones pueden dar un margen de maniobra). Al final dejar de pagar puede ser la peor decisión y realizar una venta aunque en mal momento puede liberar la situación con el menor daño.

Más información: Refinanciación | Sobre morosos

Anuncios

Una respuesta

  1. […] Los bancos te ayudarán Publicado el Mie, 16 Abril 2008 por sefrugal Algo así ha venido a decir la AEB (Asociación Española de Banca), vamos la patronal de los bancos, cuando se le ha preguntado que qué va a pasar con las familias de las que hablábamos ayer. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: