Cada vez más, diversificación bancaria

En uno de los artículos fundadores del blog se recomendaba como una práctica muy necesaria para el pequeño ahorrador la diversificación bancaria, financiera, económica, llámese como se quiera. El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra por eso ya hemos visto muchas situaciones en que el humilde ahorrador desconocedor de la situación de una entidad bancaria se quedaba pillado y veía como sus ahorros de toda una vida se convertían en humo. Bueno no todos, de los bancos sabemos que una parte de las inversiones (hasta 20000 euros) están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, pero hay que asegurarse que la entidad está acogida a dicho régimen.

Todo momento es bueno para poner en práctica esta medida, pero es que la situación actual está tornándose realmente preocupante. Todos los días salen en los medios avisos de grandes bancos a nivel mundial (no simples bancos locales) que se encuentran inmersos en graves crisis. De momento no ha salido ningún banco español pero el entorno no es nada alentador y como bien dice el sabio refranero español:

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar.

Siempre se suele escuchar en asuntos económicos que los USA van adelantados con respecto a Europa (para lo bueno y para lo malo). Así que si ahora todos los bancos americanos están destapando los problemas que tienen no será extraño que en poco tiempo los bancos europeos empiecen a “cantar”. En España además con el parón inmobiliario la cosa también está complicada y últimamente las cajas están sonando mucho, veremos como acaban. El tiempo dirá.

La conclusión de todo esto una vez más es usar todos los instrumentos a tu alcance para evitar ser cogido en una crisis de este tipo. Simplemente utilizando el sentido común y la experiencia conocida se pueden establecer unas sencillas pautas a seguir:

  1. Antes de realizar una inversión informarse muy detalladamente de las características de la misma y de la situación y garantías financieras que nos ofrece la entidad donde la vayamos a realizar.
  2. Huir como de la pólvora de las inversiones “sin riesgo” que prometen rentabilidades muy por encima de la media. Esta frase ya de por si me produce inquietud. Alta rentabilidad y falta de riesgo son conceptos incompatibles y la experiencia lo confirma día a día. 
  3. Diversificar el riesgo. Nunca poner todos los huevos en la misma cesta. Repartir los ahorros en varias entidades y a ser posible todas de reconocido prestigio.

Y la más importante de todas: realmente seguir las pautas, no dejarse llevar por un impulso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: